equipo de Larraona

Un año de torneos  

Una parte esencial de la vida en el colegio es la competición deportiva. Desde 1971, la participación de nuestros colegiales en diferentes eventos deportivos, ya sea en torneos propios de nuestro centro como fuera de él, en el entorno universitario o a nivel federado, conforma una de las mejores experiencias para ellos a lo largo de su vida universitaria.  

La vida deportiva en el colegio se organiza desde tres niveles: en un primer escalón, de mayor exigencia, acogemos y facilitamos la compaginación de la vida universitaria y deportiva a chicos que compiten en rangos semiprofesionales; en segundo lugar, representando a nuestro centro, compitiendo en diferentes torneos (principalmente el tradicional y reñido Trofeo Rector de la Universidad de Navarra, aunque también en otras competiciones); y, en tercer lugar, en los torneos internos del Colegio Mayor, donde cabe prácticamente cualquier afición y gusto deportivo si encuentra a suficientes adeptos.  

Trofeos y premios del Colegio Mayor

Apoyo en la excelencia deportiva 

Entre nuestros muros se han alojado muchos colegiales ligados al deporte más exigente, desde jugadores del Osasuna a la competición nacional de Judo. Actualmente se encuentran con nosotros tres jugadores de baloncesto del equipo federado oficial de la Universidad de Navarra (Telmo Baquedano, Pablo Infante y Sergio Freire), un jugador de balonmano de Anaitasuna (Gabriel Domínguez) y un saltador de pértiga (Juan Ruiz). Una parte importante de nuestra aportación a su recorrido es facilitarles una dieta adaptada a sus necesidades.  

Juan Ruiz es saltador de pértiga

Juan Ruiz, saltador de pértiga


Equipo oficial del Colegio Mayor
 

Nuestros colegiales representan también a Larraona en un rango también de gran competición y compromiso. El principal torneo en el que juegan es el Trofeo Rector de la Universidad de Navarra en diferentes deportes (fútbol sala, tenis de mesa, pádel, squash…). En el que este año, lamentablemente, no ha sido posible participar por incompatibilidad de fechas y por el COVID. 

No te vayas de Navarra… sin txapela 

Aunque su nivel de especialidad es menor que los anteriores, las diferentes modalidades de campeonatos que organizamos en el centro son una importante fuente de amistades, grandes momentos de emoción y aprendizaje durante todo el curso. Los chicos se juegan chascarrillos, mucha diversión, algo de orgullo y, lo más importante: el premio, nuestra tradicional txapela oficial de Larraona. Bueno, eso y una merendola, así como vales para cenar en alguna que otra hamburguesería de la ciudad. 

En total, este curso se han organizado torneos de fútbol 5, tenis mesa, bingo, ajedrez, mus y sokatira. Las competiciones se han dividido en tres ligas: la interpasillos (donde se forman equipos por compañeros de piso), la interregional (por Comunidades Autónomas o regiones); y la Copa Primavera, creada este año para los que se quedaban cortos de fútbol.  

Ganarodes de la final de Interregiones

Ganarodes de la final de Interregiones de fútbol

Este curso se han llevado txapelas los siguientes colegiales: Samuel Pascual, Bosco Sáiz y Pablo Infante (los tres por ajedrez) y Bosco Sáiz (tenis mesa); en cuanto a fútbol, los compañeros del quinto piso triunfaron en los interpasillos, que se juegan a principios de curso, mientras que el equipo de los vizcaínos ganó la competición interregional, jugada después de Navidad.  

ganadores de txapelas dl colegio mayor
La vida cultural, que no está reñida con la física, también aporta méritos en nuestras particulares “Olimpiadas”: los diferentes pasillos y regiones obtienen puntos por sus triunfos de manera grupal, pero también individualmente cuando alguno sus miembros gana nuestro certamen literario y fotográfico (celebrado en la época navideña). Este curso se llevaron galardones de fotografía Gonzalo Fernández (1º premio), Diego Martín (2º premio), Manuel Suárez (3º premio) y Álvaro Boned (mención especial); en cuanto a los literarios, Alberto Galiana (1º premio), Bosco Sáiz (2º premio) y Álvaro Boned (3º premio). 

Puntos colegiales  

Relacionado con la vida cultural, participación y organización de actividades del colegio mayor, los colegiales también consiguen puntos de manera individual a lo largo del curso. Con ello consiguen diferentes premios, como vales para ropa deportiva, pero un premio altamente deseado es poder escoger habitación el curso siguiente. Los colegiales que más puntos han conseguido este curso son Adrián Tomás Torres, Armando Molina Rodriguez y Enrique Esteban. 

torneo de ajedrez

A estas alturas del curso, cuando los resultados que más importan a los chicos son los académicos, el único torneo que está sin resolver es el de FIFA. Ya tenemos las txapelas preparadas.  

estantería de libros

Felices y exquisitas lecturas

El 23 de abril fue la festividad internacional de la lectura. Más allá de la tradición de regalar libros, creemos que esta ocasión puede servirnos para reflexionar sobre el hábito de leer y hablar con dos amantes de los libros de nuestro colegio, nuestro subdirector, Manuel Següés, y nuestro vicedecano, Borja Rodríguez.  

Algunos datos: ¿los jóvenes leen o no?  

Desde el centro queremos fomentar la lectura como una apertura interior de fronteras y un hábito de gran salud y satisfacción. Somos conscientes de que los hábitos en este sentido han cambiado, pero ¿es cierto que leen menos los jóvenes? Según el estudio de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España | 2021, elaborado la Federación de Gremios de Editores de España, los jóvenes de 14 a 24 años son los que más leen en su tiempo libre (entre un 70% y un 80% de la población lectora, que es el 95,4% de la población española). El 67% de este total de lectores lee libros (un 21% por estudios o trabajo), y es casi el mismo porcentaje de lectores de blogs, redes sociales, webs y prensa digital. ¿Esto qué quiere decir? Que los jóvenes leen habitualmente, aunque en otros formatos. Pero sí, leen menos novelas y ensayos, al igual que el conjunto de la población española: la media de libros leídos al año es de 10.    

estudiante con libros en el colegio mayor

Fomentar la lectura en nuestro colegio 

Ahora bien, ¿cómo se reflejan esta realidad entre nuestros colegiales? ¿Podemos fomentar que se habitúen a leer más libros? Esto mismo se preguntó nuestro subdirector, Manuel Sagüés, que ha vivido el cambio digital en la vida de los colegiales en los últimos años: “Antes del 2000 las fichas parar prestar libros de nuestra biblioteca era abismal. Claro, era el principal ocio, además de la vida social y el deporte. Y el caso es que tenemos una biblioteca muy grande, con casi 10.000 libros disponibles para ellos”. Manuel tuvo una idea: colocar una exposición de recomendaciones en el pasillo principal del colegio para llamar su atención. Desde este año, se están adquiriendo novedades y se fomenta el préstamo y el intercambio de libros. “Además, los colegiales pueden pedirnos los libros que quieran, y si no están en la biblioteca, se compran”. Lo que está claro es que los tiempos cambian y seguramente no se recuperen las cifras de hace veinte años, ya que además va creciendo el consumo de libro digital y de audiolibros. Sin embargo, iniciativas como estas son una ocasión “para despertar el interés entre los chicos” y, “aunque todavía es tímido el movimiento que hemos generado, esperamos que vaya creciendo, porque es algo nuevo de este año”.  

Manuel Sagüés, subdirector del CM Larraona

Nuestro subdirector, Manuel Sagüés, tuvo una idea para aumentar los lectores en el colegio


La experiencia de uno de nuestros colegiales
 

Borja Rodríguez, estudiante de 3º de ADE y vicedecano del colegio, celebra la iniciativa del colegio de querer fomentar la lectura. “Leer te trae cultura y llena tu tiempo, siempre aprendes”. Nos comenta que, al disponer de libros junto a los ascensores, “es un incentivo para los casi 200 colegiales que diariamente pasamos por ahí”. Aprovechamos para preguntarle por sus hábitos y su experiencia como lector: “Yo soy un apasionado de la actualidad. Leo mucho la prensa y páginas especializadas, y los libros que suelo leer son también de ese estilo”. Recientemente ha leído “La gran manipulación: cómo el coronavirus convirtió a España en el paraíso del coronavirus”, de Jano García, y nos lo recomienda: “explica muy bien la manipulación a la que hemos sido sometidos mediante el alarmismo de los medios de comunicación y el movimiento político de las redes sociales. Muy interesante para comprender cómo hemos vivido estos años”. En otro orden de género, nos habla también de un delicioso libro que le recomendó una amiga: “Vive de forma que te duela marcharte”, de Pablo Arribas. “Realmente me aportó una manera diferente de ver las cosas. Se podría decir que es un libro de autoayuda y eso puede generar rechazo, pero a mí me encantó. El autor habla desde su experiencia de vida y plantea que vivimos en una sociedad que evita el dolor y la incomodidad, y que eso no es opuesto al amor y la alegría”. 

Borja Rodríguez, vicedecano del CM Larraona

Nuestro vicedecano, Borja Rodríguez, comparte con nosotros sus gustos por la lectura


Con estas dos recomendaciones bajo el brazo, y con la ilusión de que muchos más de nuestros colegiales se animen a experimentar el placer de la lectura, en el colegio seguiremos fomentando que circulen los libros por los pasillos. Teniendo presentes, sin embargo, las palabras del filósofo
Alfonso López Quintás -autor de “La formación por el arte y la literatura” y de “El arte de leer creativamente”-: “Cervantes decía que el ver mucho y el leer mucho aviva los ingenios de los hombres. Ese ingenio avivado da lugar a una mirada profunda, y ésta depende más de la calidad de la lectura que de la cantidad”.  

 

beca colegio mayor larraona

Nuestro día de Becas: tres promociones se reencuentran

El pasado 2 de abril se celebró uno de los días más especiales para nuestro Colegio Mayor: el día de Becas. Se trata de un evento con especial tradición en el colegio, en el que se reconoce a los colegiales que han pasado tres años con nosotros y se da un regalo a los que residen aquí hasta finalizar sus estudios. Asimismo, otorga Becas de Honor a ciertas personas que tienen un vínculo especial con nosotros. 

Este curso, nuestras becas han sido especialmente importantes, ya que, a excepción de las Honor, tres generaciones de colegiales han sido becados: los del curso actual y los dos anteriores (2019-2020 y 2020-2021). A raíz de la pandemia, no pudimos celebrar el acto para estas dos promociones. Como explica Juan Gallego García, director de nuestro colegio, “fue muy emotivo para estos, especialmente para los que vivieron el confinamiento, ya que por culpa de la pandemia no tuvieron una despedida en condiciones”. Parece mentira que se hayan cumplido dos años desde entonces… ¡Qué rápido pasa el tiempo! Por todo esto, nuestro día de becas fue una jornada llena de reencuentros y homenajes significativos.  

colegiales becados del colegio mayor larraona

Unas 150 personas, entre becados, familiares y personal del Colegio Mayor nos reunimos a las 19 de la tarde en el salón de actos, donde se celebró el evento. Previamente, estaba previsto realizar un paintball entre colegiales y excolegiales, pero la tremenda nevada que cayó Pamplona ese día lo impidió. Sin embargo, al final del acto los becados celebraron una cena para disfrutar de su reencuentro. Y es verdad que la nieve dio un toque especial a las fotos para el recuerdo. 

dia de becas en el salón de actos

El acto fue inaugurado por Rosalía Baena Molina –Vicerrectora de alumnos de la Universidad de Navarra-, primera Beca de Honor y a la que pedimos presidir el homenaje. Se proyectó a continuación el vídeo del 50 aniversario de nuestro colegio, que podéis ver aquí. Tras esto, Javier Calvo, decano actual del colegio, hizo una lectura sobre la memoria de actividades en estos últimos dos años en el que pudimos disfrutar de una amena y sentida presentación con fotografías. En su discurso, el colegial reconoció las dificultades vividas a raíz de la pandemia: “el COVID no trajo solo la ausencia de becas, sí, durante dos años. Esta pandemia trajo una ardua batalla entre esta familia y la pandemia. Compaginar estudios con pasárnoslo bien y cumplir las medidas se hizo duro”. Además quiso hacer una mención especial a Félix Zubiría, antiguo director, claretiano, que falleció el año pasado: Yo no lo conocí tanto, pero siempre fue una persona cercana, muy atenta y observadora y que hice mucho por este Colegio y la Comunidad”.  

Rosalía Baena en el dia de becas Colegio Mayor Larraona

El actual decano del colegio terminó alegrándose de la vuelta a la normalidad en el colegio después de estos dos años tan difíciles: “Aunque me deje muchas cosas chulas en el tintero, el colegio mayor durante estos años se ha renovado, pero también ha vuelto a lo que solía ser. Un espacio para empezar esa vida universitaria, ese camino por la carrera, e ir ganando experiencia con otros colegiales, con otros que acabarán siendo tus amigos en lo que decían mis padres, y digo también yo, una de las mejores etapas de nuestra vida”. Seguidamente a sus palabras, el antiguo colegial y decano Jesús Zorrilla Ruiz -actualmente Gerente de Comunicación y Relaciones Externas de Volkswagen Navarra, también becado honoríficamente-, compartió con nosotros una elocuente lección magistral bajo el nombre de “Nuevos tiempos, viejas preguntas”.

becados en el colegio mayor larraona

Tras los discursos, pasamos a otorgar las becas a los excolegiales que pasaron tres años en el Colegio Mayor: Enrique Basterrechea Ortolachipi, Alfonso Boned Torres, Javier Calvo Serrano, Sergio Cámara Peña, Diego Gutiérrez Misas, Guillermo Magallanes Santesteban, José Cristóbal Barrabés Santa-Bárbara y Carlos San Pedro Araújo. Los de la promoción 20-21, Roberto Bolívar Trueba, Francisco Javier Crego Martínez, Álvaro García Leciñena, Pablo Nieto Pérez, Raefe Philips, Ricardo Romaní Eusa y Aner Urbón Jiménez. En cuanto a la promoción del curso actual, los colegiales becados han sido Eduardo Díaz Pérez, Ignacio Domingo Cardelnal, José Manuel Fábregas Urzola, Ignacio Iribarnegaray Barrenechea, Gonzalo Molina-Olea Portales, Emilio Pedrosa Cardenal, Manuel Suárez Jiménez y Guillermo Urra Aspe y Borja Rodriguez Manzano.  A continuación, recibieron una placa como obsequio aquellos que terminaron y van a terminar sus estudios junto a nosotros. Fueron Álvaro Casado Iglesias, Igor García Díez-Andino y Daniel Orive Mauleón (promoción 19-20); Saúl Palomo Álvarez y Sergio Cámara Peña (promoción 20-21); y por último Ander Aristondo González y Jorge Pellejero Fernández (promoción 21-22). 

Por último, entregamos las Becas de Honor a cuatro personas que hemos considerado fuentes de inspiración, apoyo y que guardan una relación importante con nuestro centro. Además de a Rosalía Baena y Jesús Zorrilla, las recibieron el p. Ricard Costa-Jussà, miembro de la congregación claretiana y, recientemente, nombrado máximo responsable de la Provincia a la que ha pasado a corresponder este Colegio Mayor Larraona; a Alumni Collegecompuesto por los Colegios Mayores Aldaz, Goimendi, Goroabe y Olabidea en Pamplona, y por el Colegio Mayor Jaizkibel en San Sebastián-, en reconocimiento a su importante labor educativa, humana y profesional.

Durante el acto, tuvimos la fortuna de contar con un conjunto de vientos del Conservatorio Superior de Música de Navarra para amenizar el evento. En el cierre, todos entonamos junto a los músicos el tradicional himno académico Gaudeamos Igitur. Después, disfrutamos todos de un aperitivo-cena en el que continuaron los reencuentros, las fotografías, los recuerdos y las “puestas al día”.

 

dia de becas en el colegio mayor larraona

A los colegiales y excolegiales becados: muchísimas felicidades. Gracias por haber compartido estos años junto a nosotros, y a vuestras familias por haber confiado en el Colegio Mayor Larraona para acompañaros durante una de las etapas decisivas de vuestras vidas. Gracias también a los Becados de Honor de este curso, por vuestra guía y consejo. Os agradecemos especialmente a todos vosotros, colegiales, familias y amigos, el apoyo y el trabajo realizado durante estos dos últimos años de pandemia, que sin duda han supuesto un reto para afrontar el día a día.
A todos los que habéis hecho posible este día: ¡muchísimas gracias!

Continuaremos trabajando para compartir y crear un universo irrepetible para los colegiales, con un apoyo cercano y comprometido con vuestro crecimiento libre y único. 

 

cartel aceite de navarra de oliva virgen extra

Degustando el oro líquido – Cata de aceite en el Colegio Mayor

Desde que llegó a la Península Ibérica de la mano de los fenicios allá por el siglo XI a.C., el aceite de oliva se ha convertido en uno de los pilares de la dieta mediterránea. Un verdadero tesoro: nuestro oro líquido. No obstante, pese a ser un alimento básico de nuestra alimentación –y a que España sea el principal productor a nivel mundial– ¿quién ha hecho alguna vez una cata de aceite?

 

catadora de aceite de oliva

 

Con esta pregunta arrancó Ana Irurita Arenal la estupenda experiencia gastronómica que vivimos la tarde del martes 22 de febrero. La experta catadora del Panel de aceite del Gobierno de Navarra explicó a los colegiales todo sobre este producto. No con una charla teórica, sino haciéndoles partícipes de cuanto escuchaban, con la ayuda de todos los materiales dispuestos. Explicó que las copas oficiales de cata son azules, para evitar juzgar con la vista, y vienen tapadas por un vidrio de reloj que evita la entrada de partículas y guarda los aromas más volátiles. En una experiencia sensorial todo cuenta.

 

vasos de cata de aceite de oliva

 

El inicio fue un poco fuerte: empezamos oliendo el aceite lampante, que es el que utilizaban los romanos para llenar las lámparas, y que no llegamos a probar. La experta indicó cómo quitarse el olor de la nariz y pasamos a oler y saborear otras muestras. Mientras, iba explicando en qué se diferencian los tipos de aceite: aceite de oliva virgen extra (AOVE), aceite de oliva virgen y los aceites refinados, que pueden ser intensos o suaves dependiendo del porcentaje de aceite de oliva virgen o virgen extra que incluyan. Ana detalló el proceso de extracción de otras grasas como el aceite de soja a través de procedimientos químicos, y lo diferenció de los procedimientos físicos y mecánicos por los que se obtienen los aceites de oliva vírgenes.

 

estudiantes en una cata de aceite de oliva

 

¿El recorrido del trujal a nuestra mesa? Las aceitunas se lavan, se muele todo y se hace una especie de pasta, que es sometida a una determinada temperatura (no más de 27 grados). Esto resulta en un líquido compuesto por aceite y agua de vegetación, que se separa por un sistema de decantado. De ahí se obtiene el valioso zumo de oliva, tan rico nutricionalmente como a nivel gustativo.

 

una catadora huele aceite de oliva

 

Durante la cata aprendimos términos como flavor o retrogusto, y fuimos probando distintas variedades. Picual, arbequina… No podemos decir que ya seamos expertos en el aceite, ni en las 260 variedades de aceituna que hay registradas, pero estamos más preparados para apreciar y valorar este alimento esencial en nuestro día a día.

 

cata de aceite de oliva en el colegio mayor larraona

 

Gracias a todos los estudiantes que participaron y, en especial, a Ana Irurita Arenal por ofrecernos esta velada gastronómica tan enriquecedora y placentera.

Modelado 3D creado por un estudiante

De la química al modelado 3D – Hablamos con Guillermo Urra

Desde que era pequeño Guillermo Urra Aspe ha querido ser farmacéutico. Cursó bachillerato de ciencias y se matriculó en el grado de Farmacia de la Universidad de Navarra, mudándose de Vitoria a Pamplona, al Colegio Mayor Larraona. Pero en el primer año de estudios, se dio cuenta de que no era lo suyo. “Esperaba la carrera muy distinta, más centrada en la práctica”, cuenta. “No sabía todo lo que había detrás”. Por eso, decidió ponerse manos a la obra y buscar otra opción. Así optó por su otra afición desde que era un “enano”: los videojuegos. Adiós Biología celular, hola Tecnología del videojuego.

videojuego creado por universitario colegial de Larraona

Una carrera con presente y futuro

Sus padres apoyaron la decisión. “Hoy en día la gente se da cuenta de que es una carrera normal, que es importante. Aunque siempre hay alguno que piensa que no sirve para nada”, explica Guillermo.

Guillermo Urra Aspe

El diseño de videojuegos abarca muchos ámbitos que poco a poco va aprendiendo (está en segundo curso), y que son posibles áreas de especialización cuando termine los dos años que le quedan de carrera: diseño 3D, guión, animación, dibujo, programación… “Puedes acabar trabajando en muchos sitios. A mí de momento la parte que más me gusta es la de modelado 3D”, comenta.

Su día a día en Creanavarra no requiere estudiar como tal. No se trata tanto de exámenes y de memorizar conceptos, sino de desarrollar proyectos. “Además de las horas de clase tengo muchísima tarea”, asegura. Actualmente está trabajando en grupo para crear un videojuego para Playstation u ordenador, después de haber realizado el año pasado uno para móvil.

diseño 3d para videojuego

De la diversión al aprendizaje

Guillermo sigue divirtiéndose cuando juega, aunque reconoce que ahora lo hace más por aprendizaje que por entretenimiento: “Ahora cuando juego me doy cuenta de todo lo que he aprendido en la carrera, me fijo en otras cosas que cuando lo hacía por hobby”.

Desde su habitación en Larraona, y equipado con un buen ordenador y una tableta para dibujar, crea personajes, historias y resuelve problemas para realizar un videojuego. Porque se trata de mucho más que un pasatiempo.

“Siempre he dicho que jugar a videojuegos –con moderación– ayuda a mejorar la concentración y a reaccionar más rápido. Incluso hay estudios que aseguran que ayuda en la socialización”, explica el estudiante.

Depende del día, Guillermo juega solo, a juegos competitivos, o con amigos. Aunque a veces lo que necesita es salir a despejarse y dar una vuelta. Por suerte, cuenta con un equipo de unos veinte compañeros de grado y más de un centenar de colegiales con los que relacionarse y disfrutar 😉

estudiante mirando partitura en sala de música

Mario López Ruiz, trompetista y futuro médico

El Colegio Mayor Larraona es un universo de por sí. Con los colegiales, los trabajadores, las actividades y todas las relaciones personales que se generan entre nosotros. Pero entrar en nuestra sala de música es un nuevo microcosmos. Tras las paredes insonorizadas, los estudiantes ensayan, improvisan, aprenden un nuevo instrumento o se dejan llevar por la melodía viajando lejos, en el tiempo y en el espacio. A partir de este curso, al piano y, sobre todo, con la trompeta, el universo de la sala de música ha sumado un nuevo integrante. El estudiante Mario López Ruiz.

un estudiante tocando la trompeta

Trompetista desde los 8 años

El camino que comenzó a recorrer Mario se remonta diez años atrás. “Tras hacer una prueba elemental te llamaban para escoger instrumento. Ahí fue cuando elegí la trompeta, me parecía un instrumento muy chulo”, comenta. Y lo sigue pensando. Por eso tras los cuatro años de grado elemental, hizo los seis de profesional y actualmente está cursando el primero de los cuatro de grado superior, en el Conservatorio Superior de Música de Navarra. “Voy al conservatorio todos los días, de lunes a viernes, y ensayo también durante el fin de semana”, explica.

Si te adentras en la sala de música podrás escucharle tocar bellas melodías del “Concierto para trompeta y orquesta en Mi bemol mayor” de Joseph Haydn o complicados ejercicios técnicos para trompeta. Desde hace varios años también toca el piano, fruto de la materia “Piano complementario” que se comienza a cursar en primer grado de profesional. Y todos estos cursos de música no le han impedido empezar a cursar otro grado, de seis años, el principal motivo por el que ha venido desde Miranda de Ebro (Burgos), su ciudad natal, hasta Pamplona.

partitura de música para trompeta

Primer curso de Medicina en la Universidad Pública de Navarra

El plan de Mario es compaginar los estudios de música con la carrera de Medicina. No será fácil, pero estamos seguros de que es un alumno aplicado. “De momento el comienzo de curso está yendo bastante bien”, reconoce. Mario sabe, que al igual que ocurre con un instrumento, además del talento, los estudios son cuestión de práctica y de perseverancia. Y también de pasión. Por eso se prepara para ser médico y por eso no ha dejado de lado la trompeta durante todos estos años. “Mis profesores siempre me han animado a seguir con la carrera de la música”, comenta agradecido.

Mario se esfuerza al máximo para desarrollar sus dos pasiones durante su vida universitaria en Pamplona y desde Larraona le queremos apoyar y animar para que así sea, para que pueda conseguir las metas que se ha marcado. Y, por supuesto, para que nos siga deleitando con sus obras a todos los que habitamos de vez en cuando el universo de la sala de música.

estudiantes de medicina en el colegio mayor larraona en pamplona

¡Bienvenido, curso 2021-2022!

Qué ganas teníamos de veros. Por primera vez a los colegiales de primer año, y de nuevo, al grupo de veteranos. Y qué ilusión os hacía a vosotros venir aquí y cruzar nuestras puertas. Sí, ilusión mezclada con nervios, miedos o incluso un poco de pereza por retomar los libros y las clases. Pero ganas. De hacer amigos, de reír y sonreír, aunque sea a través de la mascarilla. De lanzaros a la aventura que supone la vida universitaria, una época y un entorno ideal donde aprender y crecer personal y profesionalmente.

 

nuevos colegiales en la entrada del colegio mayor larraona

Así lo ven también vuestros padres, que con mucho cariño os han acompañado hasta nuestras instalaciones. Que disfrutéis. Que estudiéis. Os han lanzado los últimos consejos sabiendo que la última palabra siempre la tendréis vosotros. Es vuestra historia. Tenéis la gran oportunidad y la responsabilidad vivir al máximo esta época. De ahí que nuestro lema sea “Libertad responsable“.

recepción del colegio mayor larraona

A lo largo de vuestra vivencia como colegiales universitarios, iréis madurando y disfrutando, mientras recorréis vuestro camino personal y único, a partir de las decisiones que vayáis tomando. De participar en una u otra actividad, de realizar unas prácticas, emprender un proyecto… No deja de ser importante –y compleja– la labor de los estudiantes, tanto la académica como la personal. Por eso, en el Colegio Mayor estamos para acompañaros. En primer lugar, en el lado humano, en todos nuestros encuentros informales; y formalmente, en las entrevistas del programa de acompañamiento. Y en segundo lugar, a nivel de estudios, gracias al apoyo de los veteranos y a la organización de actividades como las reuniones por carreras o el estudio conjunto. Ya sabéis. La mejor ayuda y consuelo es siempre una mano amiga.

colegiales en el salon de actos durante jornadas de bienvenida

Durante estas jornadas de bienvenida, habéis podido ir conociéndoos entre todos vosotros. Y ya estáis avisados. No lo decimos nosotros, lo dicen nuestros antiguos colegiales: aquí se forjan amistades que pueden durar toda la vida.

estudiantes posan con soga en instalaciones deportivas

Habéis disfrutado del paseo por Pamplona, de los juegos deportivos (fútbol, ajedrez, sokatira…), las charlas y comidas, y de la convivencia en Javier. Habéis empezado ya las clases en la universidad y nuestra ciudad os ha dado la bienvenida algo de lluvia. Pero sabemos que no ha sido suficiente para empañar vuestra llegada a Navarra. Porque estáis listos para vivir vuestra experiencia universitaria. Y en el equipo del Colegio Mayor Larraona también lo estamos. ¡Bienvenido, curso 2021-2022!

los colegiales de larraona visitan el ayuntamiento de pamplona

flor magnolia

“Abuelo” (Obra ganadora del Concurso de Relatos 2020)

Una vez me dijiste que una boca es bonita si la sonrisa que dibuja se adivina mientras habla. Por eso no entendí tu silencio repentino; la forma de ocultar su existencia blanca.

Recuerdo las tardes de junio, cuando las flores de la ribera del Pisuerga regalaban sus colores al sol y el trigo ondeaba, orgulloso, su beso dorado. En la finca, cobijados por la sombra de los pinos, me hablabas del magnolio y de la manera en que sus flores vierten sus grandes pétalos blancos formando un balcón; o me contabas, divertido, las bromas que os hacíais el tío Rafael y tú.

En esos momentos tu risa llenaba el espacio que iba dejando el día.

El mes pasado fui al pueblo para verte.

La luna rielaba su luz blanquecina sobre la superficie oscura de los charcos que la tormenta había llorado esa misma noche. Como en un sueño, entré en la vía principal y comencé a caminar entre los cipreses y las pequeñas casitas de piedra.

Al llegar a mi destino, entre las amapolas que bailaban pujantes contra la hierba apretada, encontré, sujeto al suelo por una roca caliza, un trozo de papel en el que aún se podían leer un par de estrofas ennegrecidas:

 

…que no arranquen

su sombra de luna

de tu boca orillada

y no digan

que en su bruma de nieve

habita el silencio del pino;

 

ellos no han visto

la pompa de oro

que levanta…

 

Instintivamente acaricié mi boca con la manga del abrigo, como si yo fuera el destinatario de mis propios versos y, con los ojos grises por el agua, me guardé los restos del poema en uno de los bolsillos traseros del pantalón.

Antes de darme la vuelta y encarar la sombra fría de la calle me volví hacia la foto que descansaba sobre la estela de piedra, junto a una magnolia; y, sin quererlo, subió a mi boca una paloma: desde tu epitafio de tinta aún me sonreías.

 

Por: Íñigo Ruiz.
Primer premio del Concurso de Relatos 2020

estudiante ganador de un premio

Estetoscopio

De futuro médico a futuro médico

El miércoles 23 de septiembre tuvo lugar la tradicional reunión de nuestros estudiantes de Medicina de la Universidad de Navarra, un momento de encuentro y de ayuda entre veteranos y colegiales de primero.

Estudiantes de Medicina reunidos en el Salón de Actos

Pablo Nieto, de 3º de Medicina, comenta que es una ayuda para que los colegiales de primero se sitúen en el comienzo de curso. “Además, este tipo de reuniones sirven para poner cara a los veteranos”, cuenta. Viene de Santander y asegura que para él fue un cambio grande la forma de estudiar en la Universidad, así que entre todos los veteranos recomendaron distintas técnicas de estudio, como por ejemplo, Pomodoro.

Este método ayuda a programarse el tiempo de estudio siguiendo la fisiología de nuestro cerebro, que es capaz de aguantar veinte minutos concentrado al cien por cien de su capacidad en un trabajo en concreto. “Consiste en pasar veinticinco minutos estudiando y descansar solo cinco minutos para que el cerebro descanse y se vuelva a oxigenar. Así cuatro veces seguidas, siguiendo este esquema llamado pomodoro. Después de los cuatro pomodoros se descansa durante veinte minutos”, explica Pablo. Él utiliza esta técnica para rendir mejor en los estudios, pero anima a que cada colegial pruebe y encuentre la que se adapte mejor a él. “También se puede estudiar con flash cards, que son tarjetas con imágenes en las que, por ejemplo, en un lado aparece un músculo y en el reverso las funciones que realiza”.

Pablo Nieto con la bata de médico frente a la Clínica Universitaria de Navarra

Este año, en el curso de 1º las materias se están impartiendo y se han estructurado de manera distinta, en un cambio realizado en colaboración con el profesorado de Harvard Medical School y según los estándares internacionales de la World Federation for Medical Education. Por ejemplo, para dividir la carga de estudios, se ha organizado el curso en bimestres, en los que los estudiantes se enfocan en dos o tres asignaturas de las que se examinan a continuación, en vez de tener solo dos periodos de exámenes al año (diciembre y junio) que concentran todas las asignaturas. Debido a este cambio, los veteranos no se centraron tanto en las asignaturas en concreto, sino en cómo coger apuntes y cómo suele ser la forma de explicar y evaluar de cada profesor.

“Nos vino bastante bien”, asegura Javier Segovia, uno de los colegiales nuevos. Viene desde Zamora y para él son muchos cambios, “es todo nuevo y al principio se hace difícil: los profesores dan clases de manera muy distinta, van muy rápido…”. Además, él realiza Medicina Internacional, por lo que se añade la complicación de estudiar en inglés. Hay veteranos que también han elegido esta misma opción de carrera, así como  algunos estudiantes de la Universidad Pública de Navarra. “Cuando nos encontramos los estudiantes de ambas universidades comentamos lo que están dando. Ahora han empezado con Historia de la Medicina. Lo sé porque coincidimos y porque algunos son amigos”, explica Javier.

Javier Segovia sentado en las escaleras de entrada del Colegio Mayor Larraona

En los veteranos, él encuentra la figura de la experiencia, que lo animan a seguir: “Si ellos han sacado la carrera, nosotros también. Se nota que tienen la voluntad de que nos vaya bien. Nos han insistido en que aprovechemos su ayuda y les exprimamos al máximo. Si estuviera en un piso, esto no me pasaría”, constata.

Javier se encuentra con sus veteranos en los pasillos, en la biblioteca, en el comedor… “Se nota el efecto covid, pero aún así los colegiales sacamos ratos para estar juntos. Comemos juntos, vemos la tele o alguna película, hablamos en los pasillos, etc. Eso está bien. Me he sentido muy acompañado. Los veteranos nos preguntan qué tal vamos y además de responder mis preguntas, me pasan apuntes. Siempre que he tenido dudas han estado ahí, y además de muy buena gana”, reconoce. Los veteranos hace poco estaban en su lugar, así que se sienten más vinculados, cree él. Asiste al grupo de vida cristiana, en la que la mayoría son mayores. “En ningún momento me he sentido que los mayores van a su bola o me miran mal. A veces ceno o como con ellos, y aunque hay una jerarquía de respeto y educación, me siento súper incluido. Son amigos”, confiesa.

Pablo, por su parte, asegura que tiene muy buenos recuerdos de cuando era colegial de primer año. “Sigo manteniendo el contacto con quienes fueron mis veteranos y ya no están en el Colegio Mayor. Antes de empezar el curso, cada vez que tengo que elegir una asignatura optativa les consulto. En Larraona la relación es muy buena. Sabes que a la mínima ocasión te van a pasar apuntes, te van a ayudar… Es ayudar al pequeño de la familia. Lo que a mí me hicieron mis veteranos lo hago yo ahora con los colegiales de primero”.

Él decidió estudiar Medicina por tres motivos, el principal: poder ayudar a las personas. “Y qué mejor forma de ayudarlas que cuando están mal, que es cuando van a consulta”, comenta. También porque es muy “de ciencias” y le gusta la biología, la física, la química… De entre estas disciplinas, la que más conlleva un trato con la gente es la de Medicina. Y por último, por las salidas profesionales y la seguridad económica que ofrece.

Javier, coincide en que ser médico “es poder influir de manera positiva en la vida de otras personas. Se centra en lo que tú eres capaz de aportar a la sociedad, y eso haces que recibas más que nada”. Además, le atraía la variedad de salidas profesionales: “Siendo médico puedes trabajar desde en un centro de salud en una zona rural con pocas consultas al día hasta en un hospital en una gran ciudad como especialista o como director, o incluso colaborando en un periódico”, subraya. Y no solo en España, sino en otras partes del mundo, al estudiar Medicina Internacional.

Fachada del Colegio Mayor Larraona

En el extranjero, en España, doctorados, médicos de todas las especialidades… Desde hace 50 años en Larraona hemos tenido la oportunidad de ver crecer y formarse a multitud de generaciones de médicos, por eso ya en 2016 afirmábamos en nuestra revista CALLE 45 ser “la casa de los mil médicos”. Entre nuestras paredes han convivido más de un millar de estudiantes de Medicina caracterizados por su vocación de ayuda, tanto hacia sus pacientes como hacia sus compañeros, reflejo del espíritu de nuestro Colegio Mayor.

Joven haciendo deporte en un gimnasio, como el polideportivo Larrona en Pamplona

Os esperamos en el Polideportivo Larraona

El Polideportivo Larraona estrena web y comienza el curso con nuevas actividades. Hay clases de spinning, judo, cross training, rutina combat, kick boxing, sala de musculación, yoga, pilates, bailes latinos… ¡y muchas más!

No dejes pasar durante tus años de universidad la oportunidad de realizar deporte y llevar una vida activa. El ejercicio es esencial para mantenerse sano, de cuerpo y de mente. Permite liberar tensiones después de un examen, entrenarse en la disciplina y el esfuerzo, ser más productivos en el estudio, divertirse con amigos, desarrollar nuevas habilidades, descubrir nuevos hobbies…

Para que puedas seguir haciéndolo, cada sesión se ha adaptado a las medidas de higiene y seguridad pertinentes, al igual que las instalaciones: aforos en cada sala, gel hidroalcohólico, desinfección y ventilación, etc.  Puedes consultar la normativa en torno al covid-19 para saber más información.

Apúntate en recepción y disfruta de un precio reducido por ser colegial de Larraona. ¡Os esperamos!