comunicado-larraona

Comunicado oficial 9 de febrero 21

El Colegio Mayor Larraona ha quedado desconfinado tras superar el brote de Covid-19 que obligó a aislar a los alumnos en las instalaciones el pasado 29 de enero.

Todos los colegiales, más de 150, han sido sometidos a una segunda prueba PCR diez días después. Solo 1 de los 14 alumnos que dieron positivo hace dos semanas deberá permanecer aislado en su habitación unos días más, al detectarse aún cierta carga viral. Sus 150 compañeros, que han dado negativo, podrán salir ya al exterior y hacer una vida normal, respetando escrupulosamente las medidas de seguridad anticovid.

El confinamiento obligó a todos los colegiales a permanecer diez días confinados en sus habitaciones, todas ellas individuales. El Director del Colegio Mayor, Santiago Conde, ha felicitado a los alumnos “por la responsabilidad y el comportamiento que han mostrado durante la cuarentena, que ha permitido poner punto final a este brote y evitar que se extendieran los contagios tanto dentro como fuera del centro”. 

Desde el Colegio Mayor agradecemos el seguimiento continuo y la ayuda que han prestado tanto los servicios de Salud Pública del Gobierno de Navarra como la Clínica de la Universidad de Navarra.

“Esta pandemia solo la podremos superar si todos colaboramos juntos. Los universitarios deben seguir cumpliendo en todo momento los protocolos anticovid: siempre con mascarilla bien puesta, lavado continuo de manos y distancia social. Tanto dentro de los colegios mayores y las facultades como en la calle”, ha dicho el Director del Colegio Mayor.

En Pamplona, a 9 de febrero de 2021

comunicado-larraona

Comunicado oficial 30 enero 21

El Colegio Mayor Larraona permanecerá confinado para detener los contagios por Covid-19

El Colegio Mayor Larraona, de Pamplona, permanece confinado desde ayer, viernes, al haberse detectado 9 casos de contagio por Covid-19 entre sus alumnos residentes. Los casos fueron confirmados esta semana y no tienen relación entre sí, pero el Colegio ha procedido a aislar en sus habitaciones tanto a los positivos como a 33 residentes que tenían un contacto estrecho con ellos.

Ayer comenzó un cribado masivo y 86 estudiantes ya se hicieron una prueba PCR en la Clínica Universitaria de Navarra. La prueba se realizará a todo el personal y alumnado, y se repetirá dentro de diez días.

En vista de la situación, y tras las consultas con las autoridades sanitarias y los servicios médicos de la Clínica Universitaria de Navarra, el Colegio Mayor quedó confinado ayer en su totalidad. Los alumnos contagiados y sus contactos estrechos permanecerán aislados en sus habitaciones, que son individuales. Y el resto del alumnado podrá compartir espacios comunes, pero no podrá salir fuera del Colegio Mayor mientras dure la cuarentena.

“Agradecemos a los alumnos la responsabilidad que han demostrado durante los últimos meses para seguir los protocolos anticovid, pero lamentablemente el riesgo cero no existe. Estamos prestando todo el apoyo personal y sanitario a los colegiales contagiados y esperamos volver a la normalidad lo más pronto posible”, ha dicho el Director del Colegio Mayor, Santiago Conde.

El Director ha agradecido la colaboración prestada por las familias durante estos días y ha instado a que los colegiales no contagiados permanezcan también en el centro guardando la cuarentena y no regresen a sus lugares de origen, para evitar cualquier mínimo riesgo de que los contagios se extiendan fuera del Colegio Mayor.

El Colegio Mayor quieres agradecer a los servicios de Salud Pública del Gobierno de Navarra y a la Clínica Universitaria de Navarra por su apoyo y asistencia en todo el proceso.

joven en una conferencia

Hablamos con Carlos Larroy, antiguo colegial

Carlos Larroy es periodista, comunicador, antiguo colegial de Larraona y, sobre todo, un gran amigo. De la promoción de Periodismo de 2012, vino de Aragón para estudiar en la Universidad de Navarra y estuvo con nosotros de 2009 a 2012. Nos visita cada vez que pasa por Pamplona. Como ahora esto no es posible, hemos querido hablar con él y compartir con vosotros su testimonio. Nos cuenta su labor en la asociación Aspanoa, sus impresiones sobre este año, sus recuerdos del Colegio Mayor y más.

 

Jóvenes universitarios del Colegio Mayor Larraona

 

Apoyando a los afectados por el cáncer infantil

Actualmente trabaja como Director de comunicación en Aspanoa, la asociación de Padres de Niños con Cáncer de Aragón (la homóloga de la navarra Adano). En España existen veintiún asociaciones de este tipo, que son independientes, pero trabajan en coordinación para atender a los niños con cáncer y sus familias e impulsar la investigación contra el cáncer infantil en España.

Carlos dirige la estrategia e implementa las acciones de comunicación y marketing: “Me ocupo del contacto con los medios, las redes sociales, la comunicación interna, el marketing… Mi objetivo es que la labor de Aspanoa se vea y se conozca cada vez más. También organizamos eventos y trabajo en la captación de fondos”.

Estudió Periodismo porque quería trabajar en un periódico, y cuando acabó la carrera trabajó tres años en el Heraldo de Aragón. Después se fue a Madrid y estuvo colaborando con distintos medios de comunicación nacionales. Cuenta que conocía a Aspanoa porque había participado en alguna actividad y surgió una oportunidad.

“Estoy muy contento. La gente que trabaja aquí es maravillosa y es una labor que me llena mucho. Aunque no estoy en contacto con los niños de manera habitual sí que los veo en alguna excursión, actividad o campaña que realizamos y les cojo mucho cariño. Es un trabajo muy bonito, pero también muy duro. Pensar que siguen muriendo niños por esta enfermedad te cambia la perspectiva de la vida”.

logo aspanoa

 

Reinventarse para continuar

Reconoce que los últimos meses han sido complicados, al tratar con personas que son de riesgo. “Pese a que los niños parece que lo pasan sin problemas, en este caso puede ser peligroso. Ha habido que convertir la planta de Oncopediatría del Hospital Miguel Servet (único centro con esta especialidad en Aragón) en una especie de burbuja para evitar que entre el virus. Por supuesto, el equipo de profesionales de Aspanoa, como los psicólogos, trabajadores sociales, musicoterapeutas o fisioterapeutas, asisten presencialmente a los niños y familiares. Pero los voluntarios no pueden ir y deben conectarse con ellos de forma telemática. Acuden a nuestra sede y desde ahí hacen una videollamada con los niños. Normalmente sus padres les dejan un móvil o Tablet, y si no tienen, les prestamos nosotros un dispositivo. Como todos, tengo ganas de que poco a poco volvamos a la normalidad. A nivel de voluntariado el cambio en esta planta ha sido como la noche y el día. Visitas de los cabezudos, de los reyes magos, talleres de magia… Todo este tipo de cosas han tenido que posponerse. Aunque es una planta dura también es alegre, gracias a los profesionales y a los voluntarios de Aspanoa”.

A pesar de las circunstancias, siguen realizando su labor de apoyo psicológico y social a los pacientes y sus familiares y siguen prestando servicios como el piso de acogida, para las familias de otras partes de Aragón que deben trasladarse a Zaragoza para recibir tratamiento.

“Lo importante es que seguimos atendiendo a los niños y familias. Lo que no se puede hacer son mercadillos o carreras para recaudar fondos, porque implican grandes aglomeraciones. Hay que reinventarse para seguir fomentando la investigación y sosteniendo nuestra labor. Es un trabajo arduo. Ahora hemos abierto un comercio electrónico con algo de merchandising y también hemos realizado una campaña para que las empresas puedan hacerse socias. Esta situación te da posibilidades de innovar. Esa es una de las pocas cosas buenas de la pandemia, que ha acelerado la digitalización y otros procesos de transformación dentro de las organizaciones”.

Con sus cosas buenas y malas, se puede decir que 2020 ha sido un año inesperado para todos.  “El confinamiento lo vi como algo de película, no te lo podías imaginar. Por un lado, pensaba que de él íbamos a salir más solidarios, pero por otro, tengo mis dudas de que se vaya a conseguir. Hay gente que puede que cambie y gente que no. Basta con salir a la calle para verlo. Ahora lo importante es que la gente se vacune y que sea responsable estas navidades”.

 

El periodista Carlos Larroy con el político Antonio Basagoiti

Carlos Larroy moderando una conferencia con Antonio Basagoiti en 2010.

 

Muchos (y buenos) recuerdos

“Del Mayor solo puedo decir cosas buenas. Fui súper feliz”, comienza explicando. Durante el primer año de carrera estuvo viviendo en un piso con otros estudiantes, pero no terminó de disfrutar de la experiencia, así que se cambió al Colegio Mayor Larraona. Se quedó con nosotros hasta cuarto de Periodismo, el último año de lo que entonces era una licenciatura.

A pesar de lo que puede parecer, venir a un Colegio Mayor no le quitó libertades, sino que le ayudó a disfrutarlas. “Es verdad lo de la libertad responsable, me gusta mucho como concepto. En el Mayor tienes completa libertad, dentro de lo lógico, y a los diecisiete o dieciocho años eso es muy chulo. Maduras rápidamente, pasas a ser casi un adulto. De ti depende invertir el tiempo de una forma u otra”.

Carlos, entre otras cosas, decidió invertirlo en lo que más le gustaba: el periodismo. “Para mí supuso una iniciación periodística. Desde el primer año que estuve en el Mayor organicé, junto con otros dos colegiales, una serie de conferencias con políticos y llenamos el Salón de Actos. Vinieron Rosa Díez (cuando estaba UPyD), Antonio Basagoiti (del PP), Gaspar Llamazares (entonces coordinador general de Izquierda Unida)… Yo me encargaba de moderar y hacer la convocatoria de prensa. Grabábamos las sesiones y en cuanto terminaban, nos encerrábamos en mi habitación para redactar una noticia que enviábamos al Diario de Noticias y se publicaba al día siguiente”.

 

El periodista Carlos Larroy con el político Gaspar Llamazares

Conferencia con Gaspar Llamazares en 2011.

 

El periodista Carlos Larroy con la política Rosa Díez

Conferencia con Rosa Díez, entonces portavoz de UPyD, año 2011.

 

Pero no solo hizo migas con sus compañeros de profesión. Entre sus amigos de Larraona también se encuentran abogados, médicos o químicos, por ejemplo.

“Desde el principio había gente majísima. Con los del Colegio Mayor era con los que mejor me lo pasaba, con ellos salía de fiesta.  Ahora los colegas de esa época tenemos un grupo de WhatsApp. Puedo decir que tengo amigos en todos los pueblos de España. Hay riojanos, andaluces, de Burgos, de Palencia, de Mallorca… Es complicado juntarnos todos, pero de vez en cuando nos vemos unos cuantos”.

Carlos cuenta que se lo pasaban verdaderamente bien. “Siento mucho que a los colegiales actuales les haya tocado ser universitarios en esta época, pero hay otras maneras también de pasarlo bien, además de salir de fiesta. Disfrutar de la experiencia universitaria es mucho más que salir y estudiar”, afirma.

 

Joven en sala mediateca

 

Vida colegial aprovechada

A él le debemos la sala de la mediateca. “Fue una idea mía. Vi que la sala estaba abandonada, con un montón de vinilos, y que nadie sabía lo que había allí. Presenté el proyecto al equipo directivo, les gustó y se reformó: se puso una televisión, se arregló el tocadiscos e hicimos una buena colección de películas. La inauguramos con una botella de champán y una tortilla de patatas”, recuerda divertido. “Para los que nos gusta el cine y la música es una maravilla. Cuando la abrieron nos pegamos una semana entera ahí dentro. Hay auténticas joyas”.

Invita a todos los colegiales a aprovechar “al máximo” la vida universitaria y a hacer vida en el colegio. “Aunque siempre ha habido gente que va más a su bola los animo a hacer mucha vida en el Colegio Mayor. Solo vas a estar en Larraona una vez en la vida y hay que aprovecharlo. De todo el mundo aprendes un montón y te puedes llevar cosas buenas. Que no se queden con los cuatro o cinco amigos de la facultad y con los dos o tres de las comidas. Del Colegio Mayor saldrá gente que luego te irás encontrando en la vida”.

Y no solo os encontraréis, sino que os hará mucha ilusión hablar con ellos, al igual que nos ocurre a nosotros cada vez que nos visitan Carlos y otros antiguos colegiales.

 

comida de jóvenes universitarios

Dibujo con el rostro de una mujer, dos relojes y un reloj de arena

Filosofía, mucho más que una asignatura

Mathías Romero (Lima), Iván Navarro (Tudela) y Pablo Infante (Palencia) saben que la Filosofía es mucho más que una asignatura que cursaron en el colegio o que forma parte del grado que estudian ahora (Filosofía, Política y Economía en la Universidad de Navarra). Es una disciplina que está poco considerada en nuestra sociedad y que, sin embargo, sigue siendo fundamental. Por eso estos tres colegiales, junto a la UNESCO y otros organismos y asociaciones de todo el mundo, nos invitan a reflexionar, con motivo del Día Mundial de la Filosofía.

Tres estudiantes con mascarillas sentados en una mesa redonda

Buscando preguntas y respuestas

Desde 2005 celebramos este día el tercer jueves de noviembre. Uno de sus objetivos es sensibilizar a la opinión pública sobre su importancia.

“La filosofía me encanta. Para mí es saber sobre la vida y no creo que haya nada más grande. Creo que es algo muy necesario y que se está perdiendo en esta época. Tendemos a valorar aquello que da una retribución económica y que es más técnico, como la ingeniería”, comenta Pablo. Iván coincide con él: “Está infravalorada. Hoy en día se piensa en ciencias exactas más que en la filosofía”.

Estudiante con mascarilla sentado

Iván Navarro

 

Además, con la celebración de este día se busca promover la investigación y los estudios filosóficos sobre los grandes problemas contemporáneos para responder a los desafíos que plantean.

“Algunos de los retos a los que nos vamos a enfrentar son la modificación genética, la eugenesia, la Inteligencia Artificial (IA)… La tecnología continúa desarrollándose y tenemos que ser capaces de estar a la altura de manera ética”, comenta Pablo.

Estudiante con mascarilla sentado

Pablo Infante

 

“La filosofía trata de responder a preguntas ambiguas o complejas que solo desde la ciencia o la religión no se pueden responder; como, por ejemplo, si el ser humano es bueno o malo por naturaleza”, explica Mathías. “Creo que esta última pregunta la podríamos ver resuelta en los próximos tiempos, en relación con la IA y lo que hagamos con ella”.

 

Philosophy, Politics and Economics

Los tres colegiales estudian un nuevo grado que implantó la Universidad de Navarra en el curso 2018-2019, pero que ya se impartía en otros países como Inglaterra.

Pablo, de 1º curso, explica que es una carrera “bastante generalista”: “Buscar dar una visión integral de la Filosofía, la Política y la Economía y crear líderes con conciencia social y ética”. De momento, la idea de Pablo es poder trabajar en Bruselas, en alguno de los organismos de la Unión Europea.

A Iván, también de 1º, le interesa principalmente la política, y buscaba un grado más completo: “Me interesa el mundo de la política. Evalué estudiar solo ese grado, pero se me quedaba corto en contenidos, así que opté por este que incluye Filosofía y Economía, que también influyen en la política.”

De momento están estudiando una asignatura que sirve de introducción a la Filosofía y al pensamiento crítico y en el segundo semestre aprenderán sobre lógica, filosofía de la economía y los grandes autores de la Historia de la Filosofía.

“Recuerdo mucho cuando estudié a los grandes autores”, reconoce Matías, de 2º curso. “Últimamente me ha gustado mucho Platón. Me parece que su teoría sobre la realidad y el mundo de las ideas expresa muy bien ciertas cosas que suceden hoy en día. Por ejemplo, cómo por una parte están nuestras intenciones o ideas, y por otra, que puede ser muy distinta, la realidad que se ejecuta”.

Estudiante con mascarilla sentado

Mathías Romero

 

El estudiante reflexiona sobre estas y otras cuestiones de actualidad: “La pandemia es una oportunidad para que el político actual empiece a ver el mundo de manera más filosófica. Desde un punto de vista puramente pragmático no se puede llegar a un entendimiento completo de la situación”, concluye Matías.

A lo largo de los cuatro años de carrera, los colegiales profundizarán en el estudio de la política, la economía, y –por supuesto– la filosofía, para comprender e intervenir en la realidad actual. Para dar respuesta a los retos a los que nuestra sociedad se enfrenta y plantear las preguntas apropiadas que la hagan prosperar.

 

Claret Colegio Mayor Larraona

Comunicado oficial

El Colegio Mayor Larraona ha detectado tres casos de covid-19 entre los colegiales, lo que ha obligado a tomar las medidas de seguridad preventivas y aislar a otros 22, aunque sus resultados han dado negativo.

Esta es la información de la que disponemos hasta ahora:

  1. Actualmente se encuentran 3 colegiales con el resultado positivo en las pruebas PCR que se realizaron recientemente en la Clínica Universidad de Navarra.
  2. Siguiendo los protocolos oficiales que las autoridades sanitarias nos han hecho llegar, hay 22 colegiales más que entran dentro de la categoría de “contactos estrechos”, aunque el resultado en sus pruebas ha sido negativo.
  3. Todos ellos se encuentran en buen estado, aunque en confinamiento en sus habitaciones individuales, sin ningún tipo de contacto con el resto de los colegiales, y atendidos en todas sus necesidades por el personal responsable del Colegio Mayor.
  4. En los próximos días, dependiendo de los resultados de las nuevas pruebas, se procederá al desconfinamiento.

Agradecemos la colaboración de las familias, que han sido informadas en todo momento, y la implicación de todos los colegiales y de los trabajadores del centro para que la situación vuelva a la normalidad lo antes posible. El equipo directivo ha resaltado el excelente trabajo de los servicios de salud y la rapidez con la que se ha actuado al abordar el caso.

 

EQUIPO DE DIRECCIÓN

COLEGIO MAYOR LARRAONA

Entrada al Colegio Mayor Larraona

Veteranos y colegiales de primer año: una relación que no cambia

Los colegiales nuevos tenían tantas ganas de conocer a sus compañeros, como los veteranos de recibir a los nuevos colegiales. Cada año, es una constante que no cambia, ni cambiará a pesar de las circunstancias actuales.

Cuando llegas, los veteranos están contigo, salen contigo, te llevan a fiestas… Este año ese concepto de fiesta no podrá ser, pero algo haremos. Siempre echamos algún partido de fútbol”, cuenta Álvaro.

Este estudiante de 2º de Bioquímica ha pasado este año al grupo de veteranos y está deseando ejercer como tal, aunque reconoce que se disfruta más siendo novato. “Tienes a tus veteranos de mentores. Los que están en mi misma carrera me ayudaron un montón, me pasaron apuntes, me dieron consejos… ¡Si no llega a ser por ellos mi primer año hubiera sido un desastre!”, confiesa.

En marzo, cuando cerraron la universidad, Álvaro volvió a casa, por lo que tenía muchas ganas de volver a ver a sus amigos del Colegio Mayor. Todos ellos repiten un año más en Larraona, listos para empezar el curso. “No tengo miedo, tengo ganas de que empiece, aunque no vaya a ser lo mismo. Se hará lo que se pueda”.

Preparado para el comienzo de curso también está Pablo: es de los últimos estudiantes de primer año en llegar. Viene acompañado desde Zaragoza y empieza el grado de ADE con Big Data. Es la primera vez que visita el Colegio Mayor y el campus de la Universidad de Navarra, ¡tiene todo por estrenar!

Esperamos que tenga un buen comienzo de curso, acompañado por Álvaro y el resto de los veteranos, siempre dispuestos a echar un mano y a animar a sus nuevos compañeros del Colegio Mayor.

Jornada de bienvenida Colegiales

Jornadas de bienvenida 2020

Una llegada diferente

Otros años, convocábamos a los colegiales cuatro días antes de la semana en la que comienza el curso, todos a la vez. Recibíamos a un aluvión de jóvenes y sus familias, que volvían a visitar el Colegio Mayor, esta vez, para quedarse. Este curso, hemos organizado una llegada escalonada, en grupos reducidos. Una manera muy diferente de comenzar, que nos ha permitido acoger a los estudiantes y a sus acompañantes de forma segura y controlada. “Las familias lo han agradecido”, comenta Santiago Conde, nuestro director. Señalética, geles, documentación… Preparamos todo con la misma ilusión que otras veces o más, puesto que había algunas familias a las que no habíamos conocido. Otras repiten, como los Herrerías López de Heredia que venían a acompañar a Nicolás, el segundo hijo que es colegial de Larraona.

Familia Herrerías Larraona

Información práctica y actividades

En cada turno de llegada, se hicieron dos reuniones simultáneas en pequeños grupos. Santiago, Xabier Cabrerizo, subdirector, y el Padre Josu Jiménez, nuestro capellán, impartieron las charlas. Hablaron sobre el protocolo sanitario, alergias y cuestiones médicas, horarios de recepción y de comidas, protección de datos, canales de contacto y actividades de vida colegial.

“Se va a seguir haciendo actividades, pero con aforo reducido”, aseguró Santiago, el director. Xabier recordó que por participar y organizarlas los colegiales podrán ganar puntos que les permitirán elegir habitación para el próximo curso. “Una de las diferencias entre una residencia y un Colegio Mayor es la oferta de formación”, afirmó.

Josu invitó a apuntarse a las actividades de pastoral a todo aquel que tenga alguna inquietud espiritual, o que desee seguir creciendo en la fe en la que ha sido educado. La misa dominical y el grupo de fe y vida seguirán desarrollándose como otros años, cumpliendo con las distancias y medidas de seguridad pertinentes.

Reunión de bienvenida

Acompañamiento a los colegiales de primer año

En la reunión, se explicó en qué consiste nuestro programa de acompañamiento. Todos los colegiales de primer año se reúnen al menos una vez con algún miembro de la dirección. En esta reunión individual, se les invita a expresar sus inquietudes con libertad: qué tal están, si tienen alguna dificultad para adaptarse a la universidad o a la ciudad, etc. Las siguientes reuniones son voluntarias. El objetivo de este programa es ofrecer un apoyo mayor a los colegiales nuevos, además del acompañamiento que realizamos día a día de manera informal.

Además, en enero estos estudiantes deben mostrarnos las notas. Si hay algún alumno que ha tenido dos o más suspensos, hablamos con él para ver por qué ha sido: un método de estudio inadecuado, falta de estudio, no le gusta el grado… Después enviamos un correo a los padres contando el contenido de la reunión, lo que nos permite hacer un seguimiento y mantener a los padres informados. Sabemos que el primer semestre de la universidad se hace muy corto: en septiembre es todo nuevo, en octubre ya hay parciales y en diciembre empiezan los exámenes. Nuestro propósito es que todos los estudiantes cojan las riendas en el tema académico, que sean responsables. “Libertad responsable”, ese es nuestro lema.

Subdirector Xabier Cabrerizo

Responsabilidad ante la situación sanitaria 

La situación provocada por el coronavirus exige responsabilidad y prudencia en todos los ámbitos. En concreto, desde la Universidad de Navarra, nos han pedido colaboración para velar por la seguridad de los estudiantes en relación con el ocio nocturno. En la Comunidad Foral de Navarra actualmente están prohibidos los botellones; los locales de restauración tienen la obligación de cerrar a la 1:00 AM y las discotecas permanecen cerradas. Por todo esto, hemos decidido limitar el horario de entrada de nuestros colegiales hasta las 2:00 AM. Además, no podrán salir del Colegio Mayor pasadas las 24:00 PM.

En el ámbito del Colegio Mayor, hemos implementado un protocolo de seguridad, que vamos perfeccionando constantemente con pequeñas nuevas medidas, como la desinfección de las llaves cada vez que los colegiales las dejan en recepción. Ante esta situación, Xabier Cabrerizo nos recuerda tres cosas importantes:

  1. Tranquilidad. No podemos vivir con miedo: es sobre todo un mensaje para las familias. Nuestro protocolo atiende a todas las medidas recomendadas por las autoridades y contamos con una zona de aislamiento en caso de haber personas contagiadas en nuestras instalaciones.
  2. Responsabilidad. Debemos cumplir las normas allá donde vayamos y ser responsables, porque esto afectará al resto de las personas con las que estemos.
  3. Participación. Los colegiales están invitados a compartir sus ideas para mejorar o completar el protocolo del Colegio Mayor.

Por supuesto, todo esto acompañado de la triada: distancia social, lavado de manos y mascarilla.

 

Siguiendo estas medidas, dimos la bienvenida a nuestros colegiales en unas jornadas que fueron distintas de las de otros años, pero movidas por el mismo espíritu de acogida, alegría e ilusión. Curso 2020-2021, allá vamos.

Bienvenida estudiantes universidad

Welcome! Llegan los estudiantes internacionales

Por motivos de seguridad, este año la llegada de los colegiales fue escalonada. En grupos pequeños, pudimos conocer y conversar con nuestros estudiantes. Los primeros en llegar fueron los universitarios de primer año y los que habían hecho un largo viaje hasta Pamplona: nuestros estudiantes internacionales.

Alrededor del veinte por ciento de nuestros colegiales son extranjeros y el resto viene de todas partes de España. Es una diversidad cultural totalmente enriquecedora. Hablamos con cuatro de ellos que vienen de distintos países de América. Anécdotas del viaje, ilusiones, vocación, planes…

 

Tres veces panameño e internacional

Estudiante internacional de Panamá

El primer colegial en cruzar las puertas de entrada fue Matthias Hilaire. Con muchas ganas, aunque también algo nervioso, ha venido para esforzarse al máximo y demostrar todo lo que puede lograr en el grado que ha escogido: ADE Bilingüe con Emprendimiento e Innovación. Matthias es el menor de cuatro hermanos panameños (de la ciudad, provincia y país que llevan el mismo nombre: Panamá), pero muy internacionales. El primero de ellos estudió en Philadelphia, la segunda, Periodismo en la Universidad de Navarra y la tercera, Moda en Milán. Su madre estudió un máster en Navarra y guarda muy buen recuerdo de esta tierra; tanto, que le habría encantado poder acompañar a su hijo en la llegada a Pamplona, si no fuera por la situación sanitaria que reclama prudencia a la hora de viajar.

En su largo camino hasta aquí han sucedido muchas anécdotas, “¡Casi no vengo!”, comenta. Cuando ya estaba haciendo el checking online se dio cuenta de que no aparecía su billete. Días atrás había solicitado un cambio de fecha para sus dos vuelos, Panamá-Madrid y Madrid-Pamplona, pero sólo se había hecho efectivo en el primero. “Tuve que esperar media hora, pero al fin me comunicaron que me hacían el cambio”.

Estos días se va a dedicar a deshacer la maleta, arreglar el cuarto, comprar las cosas que necesita, visitar Pamplona… Y también, hacer amigos. Encontró una cuenta en Instagram: @unavclass2024, en la que los estudiantes de primer grado están colgando fotos para darse a conocer. ¡Matthias no dudó en publicar su foto también!

 

Vocación de ayuda y compromiso

Estudiante internacional de Canadá

Quien también llega con muchas ganas de hacer amigos es el estudiante Alex Vacaroaia. Viene desde el otro lado del charco, de Mississauga, una ciudad cerca de Toronto, Canadá. Ha venido a estudiar el grado de Medicina Internacional en la Universidad de Navarra y es la primera vez que viene a Pamplona.  Antes de llegar, se unió a un grupo de Facebook que pone en contacto a estudiantes internacionales de la Universidad. Como vio que no era la plataforma más adecuada para conversar (el grupo cuenta con medio millar de miembros), decidió crear su propio grupo en WhatsApp para empezar a conocer a otros alumnos de primer año, sean de la facultad que sean.

Sobre su vocación de médico, afirma: “Quiero ayudar a la gente”. Fruto de algunas experiencias en el sistema sanitario de Canadá, descubrió que “muchos doctores se olvidan de que los pacientes son personas, los ven sólo por su enfermedad”. De momento no sabe si se quedará en España cuando termine sus estudios, pero tiene claro que los aprovechará al máximo, también para perfeccionar el idioma.

Cuando tenía diez años estuvo viviendo en Costa Rica durante un año entero. Ahí aprendió español, y ahora, con la ayuda de algunas clases y a través de música y películas, está mejorando. Aunque con acento, habla perfectamente y sabe que conversando con más personas avanzará rápido, sobre todo viviendo en un Colegio Mayor. Tiene menos experiencia en la parte académica de nuestro idioma, pero de momento no tiene por qué preocuparse, ya que sus clases serán en inglés. ¿Sus planes para estos días? Conocer la ciudad, comprar lo que necesita…

 

A la aventura

Estudiante internacional de Costa Rica

El estudiante Sebastián Wallace es más de dejarse llevar, aún no tiene ningún plan organizado para estos días. Tiene en común con Alex que él también ha vivido y es de Costa Rica; de Tamarindo, concretamente. Está encantado con el frío con que Pamplona los ha recibido: “Me gusta porque allá estamos acostumbrados al calor”.

Sebastián ha venido sin conocer a nadie de su carrera o de su país, aunque sabe que pronto hará muchas amistades. Como muchos de los colegiales primerizos, siente una mezcla de nervios y ganas ante el nuevo curso que empieza. En su caso, a tan solo unos pasos del Colegio Mayor, en la Facultad de Ciencias, estudiará el grado de Bioquímica.

 

Preparado para vivir la experiencia

Estudiante internacional de Ecuador

Tomas Muñoz es también un futuro bioquímico. De Guayaquil, Ecuador, fue el primero en deshacer las maletas y bajar al hall de entrada. ¡Está entusiasmado con el comienzo de curso! Esta primera semana tiene pensado hacer algún recado, como empadronarse en la ciudad. Tiene ya tres amigos ecuatorianos que estudian los grados de Arquitectura y Diseño, pero ninguno en su facultad. Está emocionado por conocer a más personas y “vivir la experiencia de ser universitario”.

Es consciente de que este año será diferente por la situación sanitaria provocada por el coronavirus, pero tratará de aprovechar al máximo cada momento y cada oportunidad. Tiene ganas de empezar sus estudios, ¡lleva de vacaciones desde febrero! Han sido unos meses que se le han hecho largos por el confinamiento. En el mes de febrero pudo ir a la playa, pero en marzo, como en España, comenzó la cuarentena. Ahora se trata de ser prudente y cumplir con las normas. Como el resto de sus compañeros, lleva mascarilla, pero sonríe con la mirada.

 

 

plaza-castillo

Bienvenidos a Pamplona (Información práctica 2020)

¡Ya falta menos para vernos! Dentro de poco llegarás a Pamplona cargado de maletas y de ilusión, aunque también de incertidumbres… Sabemos que la universidad es algo novedoso para ti, y más cuando estás en una ciudad diferente. Por eso queremos acompañarte y brindarte consejo no solo en cuanto vengas, sino desde antes de tu llegada. Hemos recopilado información útil sobre la ciudad y la vida universitaria para el curso 2020-2021: transporte, clima, ocio y compras y atención sanitaria y emergencias.

 

TRANSPORTE

En el Colegio Mayor Larraona estarás perfectamente ubicado, cerca del campus universitario y del resto de la ciudad, por lo que podrás ir a casi todos los sitios andando: tu facultad, el casco antiguo, los parques y zonas verdes de Pamplona, los bares y restaurantes… Para ello, el Ayuntamiento ha diseñado una herramienta ciudadana llamada Metrominuto, también disponible en otras ciudades europeas. Puedes descargarte la App para conocer los principales puntos de interés y cuánto vas a tardar en llegar a pie a cada uno de ellos o fijarte en los pequeños planos colocados en distintos puntos de la ciudad.

¿Quieres ir un poco más rápido? Anímate a coger la bici y pedalear hasta tu destino. Conoce aquí los carriles y toda la información sobre el transporte en bicicleta. O si prefieres ir en patinete eléctrico, no olvides echarle un vistazo a la última ordenanza de movilidad para saber por dónde puedes circular.

Por otra parte, podrás desplazarte a cualquier lugar, también a los municipios alrededor de Pamplona, con el Transporte Urbano Comarcal, es decir, los autobuses –o como aquí los llamamos– las villavesas. Puedes pagar un viaje en efectivo (1,35€), comprar una tarjeta que podrás ir recargando o suscribirte a un abono mensual si vas a hacer numerosos viajes. Consulta las tarifas y los horarios y recorridos en la web o descárgate la app “Tu villavesa” para saber más.

Por último, si tienes coche sabes que en el Colegio Mayor y en tu universidad podrás aparcar, pero puede que quieras conocer las zonas de estacionamiento limitado de la ciudad. Y si alguna vez necesitas un taxi, tendrás que llamar al 948 23 23 00 o 948 35 13 35.

Villavesa en Pamplona


CLIMA

Hoy en día no es ningún misterio saber qué tiempo va a hacer, basta con mirar en nuestro teléfono móvil. Pero cuando se trata de hacer la maleta llegan las dudas. ¿Es cierto que está siempre lloviendo? ¿Verás el sol? ¿Cuándo tienes que sacar el abrigo?

El clima de Pamplona es una transición entre el atlántico y el mediterráneo, lo que se traduce en un clima templado-frío, lleno de contrastes, pero agradable, en general. En septiembre empezarás el curso con máximas alrededor de 24º y mínimas de 13º, pero ya en noviembre las máximas serán de 13º y las mínimas cerca de los 5º; aunque varía cada año. Diciembre suele ser el mes más lluvioso, ¡pero no el único en el que llueve! Aquí tenemos precipitaciones todos los meses, así que más vale hacerse con un paraguas. En abril empiezan a aumentar las temperaturas, aunque no será hasta final de curso, en junio, cuando empiece a hacer más calor, con temperaturas que alcancen los 24/25º grados.

Conclusión: vas a necesitar un abrigo, o al menos una buena chaqueta para las noches o los días nublados y lluviosos, sobre todo si sopla el Cierzo, el viento del norte. Eso sí, tranquilo, también te aguardan días agradables de sol, y puede que con algo de suerte, algún día en el que jugar con la nieve.

Flores en un balcón del casco viejo de Pamplona 

OCIO Y COMPRAS

Estamos ubicados en la Avenida Pío XII, calle de restaurantes y bares para estudiantes por excelencia. Además, cerca de las dos universidades, en el barrio Iturrama, encontrarás numerosas cafeterías y comercios en los que comprar aquello que necesites: papelería, impresión, libros, etc. En el centro de la ciudad están los establecimientos de las grandes marcas de moda, al igual que en El Corte Inglés y los dos centros comerciales de las afueras de Pamplona: la Morea e Itaroa.

Las calles del casco antiguo también están llenas de pequeñas tiendas y bares. Allí es donde irás los jueves con tus amigos para probar los famosos pintxos y disfrutar de nuestra gastronomía.

 

Bienvenida a universitarios en Pamplona. Información útil.


ATENCIÓN SANITARIA Y EMERGENCIAS

Servicio Navarro de Salud

Si vienes de otra parte de España no olvides traer tu tarjeta sanitaria. Con ella podrás acceder al servicio de salud (prestaciones farmacéuticas, atención primaria, atención especializada, atención de urgencia, transporte sanitario, etc.) en las mismas condiciones que en tu Comunidad Autónoma. Si vienes de algún país de la Unión Europea, deberás traer tu Tarjeta de Salud Europea para recibir estos mismos servicios. En cambio, los estudiantes extranjeros no europeos deberán contratar un seguro privado.

En la universidad

Verifica qué atención sanitaria puedes recibir en tu universidad. La Universidad de Navarra ha puesto en marcha un seguro que se puede contratar frente al Covid 19 para ser atendido en la Clínica Universidad de Navarra y cuenta con un Seguro Escolar Obligatorio para todos sus estudiantes. La Universidad Pública de Navarra tiene una Unidad de Atención Sanitaria en la que podrás solicitar una consulta médica, de enfermería o de apoyo psicológico.

En el Colegio Mayor

Prestamos una atención especial a los colegiales enfermos. Según los síntomas de enfermedad que presente un colegial, lo atendemos en su propia habitación o lo acompañamos al centro de salud correspondiente. Estamos situados al lado de la Clínica Universitaria y del Complejo Hospitalario de Navarra, que incluye el servicio de Urgencias, por lo que en caso de emergencia podemos llegar rápidamente.

En caso de COVID

Tenemos un protocolo preparado que trata cuestiones de aforo, señalética, higiene, limpieza, distancia social y otras medidas de seguridad preventivas para nuestro Colegio Mayor; siempre atendiendo a las indicaciones del Servicio de Salud de Navarra y del Ministerio de Sanidad. En caso de que algún colegial enferme o presente síntomas, siguiendo estas mismas indicaciones y en comunicación estrecha con su familia, le acompañaremos y tomaremos las medidas necesarias para cuidarlo y proteger a los demás.

 

 

¿Tienes alguna duda? ¡No olvides seguirnos en nuestras redes sociales!
Twitter · Facebook · Instagram 

Entrevista Juan Manuel Fernández

Think&Talk con Juan Manuel Fernández

La situación provocada por la pandemia ha hecho que terminemos el curso de una manera muy diferente a otros años, no solo por la vuelta de la mayoría de los colegiales a sus casas ante la imprevisibilidad de la situación que estábamos viviendo, sino también por toda la actividad cultural del Colegio que ha sido suspendida.

Aunque esta vez el formato no sea Think&Beer –más bien Think&Talk over the phone, como las circunstancias lo han requerido– a finales de mayo quisimos hablar con nuestro antiguo colegial Juan Manuel Fernández, magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Navarra y vocal del Consejo General del Poder Judicial. Inquietudes, sentimiento de pertenencia, amistades, ejemplaridad… Reflexiones en torno a la situación actual, la época universitaria y la vida en un Colegio Mayor a punto de cumplir los cincuenta años.

Juan Manuel Fernández Colegio Mayor LarraonaJuan Manuel Fernández en el Acto Académico de Imposición de Becas y Placas de Fin de Carrera de 2017, en el salón del actos del Colegio Mayor Larraona.

Juan Manuel, un consejo para nuestros colegiales: ¿cuál crees que es la clave de una carrera universitaria bien aprovechada?

Obviamente lo fundamental es la adquisición de los conocimientos científicos de la disciplina, pero la vida universitaria no se agota ahí. Creo que es fundamental saber coordinar y complementar la formación académica con formación o actividades extraacadémicas. También, ser curioso, inquieto intelectualmente, buscar siempre el porqué de las cosas. Esa inquietud se produce fundamentalmente en esos años de formación. Así viví yo aquellos años de universidad. Llegué al Colegio Mayor Larraona hace cuarenta y cinco años. Las circunstancias eran distintas, igual que lo era la sociedad del año 1975, no había Internet ni redes sociales. Esto hacía que esa comunicación, el contraste con otras formas de entender la vida, la descubrieras más intensamente en la universidad. No obstante, las circunstancias cambian, pero la esencia se sigue manteniendo. La inquietud por el saber puede ser similar en un universitario de hoy y en uno de hace cincuenta años.

Centrándonos en la situación actual provocada por la pandemia, ¿cuál crees que debe ser la actitud de un universitario?

Hay que saber adaptarse a las circunstancias que nos vienen encima. Esto exige un esfuerzo a todos, universitarios y docentes. No sabemos el tiempo que nos va a tocar vivir esto. Es fundamental mantener esa inquietud, considerarlo como un tiempo que invita a la reflexión. Por supuesto, no es bueno vivir cosas malas, como una epidemia o una enfermedad. Pero cuando toca vivirlo se pueden aprovechar aquellas experiencias para que arrojen algo positivo, y que no sea en vano todo ese sufrimiento. Creo que es lo principal que podemos hacer tanto los docentes como los alumnos: que no sea un tiempo perdido.

Y desde tu experiencia personal, ¿qué cosas podemos sacar en positivo?

Estábamos muy acostumbrados a vivir en una sociedad en la que teníamos cierta sensación de ser invulnerables, de pensar que teníamos garantizados ciertos aspectos, como el derecho a no ponernos enfermos. La invulnerabilidad es una cierta forma de soberbia. Así que, en primer lugar, esto nos ha colocado ante la realidad de que somos frágiles. También, cuando uno vive esta situación reflexiona acerca de las cosas que son más importantes en la vida, que merecen más la pena. Quizás antes, con el ritmo de vida que llevábamos no se reparaba en ellas. Durante el tiempo de aislamiento, de reclusión, puede que hayamos meditado, que hayamos percibido más la espiritualidad de la vida. Y para aquellos que por fortuna han pasado el confinamiento en familia, la convivencia familiar prolongada seguro que ha sido muy enriquecedora.

“Ser curioso, inquieto intelectualmente, buscar siempre el porqué de las cosas… Esa inquietud se produce fundamentalmente en los años de universidad.”

Volvamos a tus años de colegial, ¿qué crees que contribuye a que exista ese sentimiento de pertenencia que hay entre antiguos colegiales de Larraona?

Cuando uno vive intensamente algo grupal se genera una especie de telaraña invisible, un hilo conductor donde uno es capaz de reconocerse con alguien que estuvo hace cuarenta y cinco años, que une incluso a tres generaciones. Esa estancia genera un sentimiento de pertenencia. Además, Larraona siempre ha fomentado los aspectos complementarios de la formación. Fue para muchos –o para la mayoría­– no sólo una residencia, un lugar donde dormir y comer, sino algo más allá. A lo largo de cincuenta años ha sido siempre un lugar de convivencia, de debate acalorado incluso con personas de ideas y procedencias muy distintas. Eso se ha venido manteniendo a lo largo del tiempo y resulta muy enriquecedor, ya que a veces solo nos relacionamos con quien es como nosotros.

Afortunadamente, son muchas las amistades que conservo. Yo estuve en el Colegio desde octubre de 1975 hasta junio de 1979. Sigo manteniendo el contacto con muchas personas que viven en distintas ciudades, lo que es enriquecedor. Es un querer comunicarse, estar al tanto, que tiene una base muy sólida cimentada en aquellos años. Una experiencia que seguro que otros muchos colegiales compartirán.

“No es bueno vivir cosas malas, como una epidemia o una enfermedad. Pero cuando toca vivirlo se pueden aprovechar aquellas experiencias para que arrojen algo positivo, que no sea en vano todo ese sufrimiento.”

¿Cómo describirías la esencia del Colegio Mayor Larraona?

De una manera sintética describiría su espíritu como el lugar para la creación de espacios de debate, de campos de comunicación muy afectiva, desde la discrepancia, desde la base del respeto y donde se respira un nexo común por el que nos reconocemos como colegiales de ese centro. Todo esto constituye un gran vínculo. Larraona es un Colegio Mayor que estimula la curiosidad intelectual.

Y aunque la esencia es lo fundamental, por otra parte, cada época tiene sus circunstancias, que son importantes y conforman nuestro mundo. Yo llegué al Colegio Mayor a principios de octubre de 1975. Mes y medio después moría Franco. Nos tocó vivir un cambio social, político y toda la transición democrática. También se aprobó la Constitución. Cambiaron muchísimas cosas y el Colegio Mayor era como un hervidero.

También recordarás tus éxitos deportivos.

¡Un magnífico equipo de fútbol! A quienes nos gusta el deporte también debemos aprovechar la etapa universitaria. El deporte es una magnífica escuela de aprendizaje, de relaciones sociales y de valores personales. Yo jugaba con amigos, quizá fue ésa la clave del éxito. Ganamos el Trofeo Rector durante tres años seguidos.

Pasemos del éxito a liderazgo. ¿Para ti, cómo se llega a ser un líder?

Yo distinguiría el liderazgo de la ejemplaridad, aunque a veces pueden coincidir. Todas las personas debemos tender hacia la ejemplaridad como valor ético. Tenemos la obligación de hacer las cosas bien. Cuando uno tiene una responsabilidad pública, un poder, como por ejemplo un juez, esa obligación de hacer las cosas bien y de ser ejemplar es aún más acusada.

Desde el inicio, desde que la persona tiene uso de razón, debe tratar de hacer las cosas bien; pero el liderazgo no es un camino con un final en el que la vida ya pueda calificarse como ejemplar. Uno tiene que estar en tensión y atención permanente a todo lo que le rodea. No caer nunca en la autocomplacencia o autosatisfacción. Tenemos la obligación de exigirnos siempre un poco más. La vida universitaria puede ser un buen momento para tomar conciencia de esa necesidad, de que el camino de la vida te va a exigir eso. La universidad debe colocarnos ya en esa senda.

“Larraona fue para muchos –o para la mayoría­– no sólo una residencia, un lugar donde dormir y comer, sino algo más allá. Son muchas las amistades que conservo.”

¿Tú también eres antiguo colegial?
¿Quieres seguir en contacto con tus compañeros?
Únete a al grupo privado que hemos creado en Facebook o síguenos en Instagram y Twitter.