calle de nueva york cerca de la universidad de columbia

Medicina personalizada, New York y Pintxos | Entrevista a Álvaro Curiel

Tenemos la suerte de contar con una gran comunidad de antiguos colegiales, repartidos por todo el mundo. En esta ocasión, nos conectamos con Estados Unidos para hablar con Álvaro Curiel (Palencia, 34 años), antiguo colegial becado con la mención de honor en 2016.

Licenciado en Biología y Bioquímica, hace tres años terminó su tesis doctoral en el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas) en Madrid, y desde entonces se dedica a la investigación en la Universidad de Columbia, Nueva York. Su principal proyecto es un ensayo clínico de la universidad en colaboración con el Hospital Presbiteriano de la ciudad. Él se encarga de la parte experimental, en la que utilizan modelos animales humanizados y herramientas de inteligencia artificial para analizar muestras de pacientes de cáncer de páncreas y poder ofrecer medicina personalizada.

Siempre tuvo claro que quería dedicarse a la investigación, y eso fue lo que le llevó a cruzar el charco, para aprovechar esta oportunidad que se le brindaba. Participar en todo lo posible y disfrutar de cada cosa es algo que le caracteriza desde que estaba con nosotros. En esta entrevista que hemos tenido el placer de realizar, hablamos con él sobre su experiencia en Larraona, su trayectoria profesional y su vida en la ciudad que nunca duerme.

 

estudiante colegial en Larraona

 

Álvaro, ¿podrías resumir en qué consiste tu labor de investigación?

 

Intentamos encontrar compuestos que sean efectivos para tratar cada tipo de tumor en pacientes con cáncer de páncreas. Cuando pensamos en cáncer solemos englobarlo como un todo, pero la realidad es que el cáncer es diferente según el órgano en el que esté dado, según el estadio y también según la persona. Cada paciente es diferente. Por eso, para empezar, necesitamos entender cuál es la biología concreta del tumor para poder tratarlo de la mejor manera.

 

¿Cuál es el proceso de trabajo para dar con el tratamiento personalizado?

 

Cuando nos llega la muestra del paciente, lo que hacemos, por un lado, es secuenciar, es decir, miramos todas las características que tiene ese tumor. Aplicamos una serie de algoritmos matemáticos y herramientas bioinformáticas para poder predecir cuáles son los mejores tratamientos para ese tumor en concreto. Y simultáneamente a este análisis de inteligencia artificial, generamos ratones humanizados con otra parte de  ese tumor. Los hacemos crecer en el laboratorio para probar los compuestos que el algoritmo predice que pueden ser mejores, y ver si hay algún tratamiento que genera un beneficio. Hablamos con el hospital cada mes, nos reunimos y les presentamos los datos para tomar una decisión sobre si se realiza ese tratamiento. Luego el paciente es el que tiene que dar el consentimiento. Si él deja de responder satisfactoriamente al tratamiento, hacemos una pequeña biopsia y volvemos a mirar el algoritmo de predicción del mismo compuesto, para ver si el tumor ha cambiado las características que identificamos para poder tratarlo. El mayor reto de este cáncer es la supervivencia, es uno de los tumores más letales que hay. Sobre todo, se da en adultos, y el problema es que está ahí “guardado”: cuando muestra su cara puede estar bastante avanzado y suele haber metástasis. Entonces ya es bastante más complejo.

 

Por tanto, el tiempo es un factor clave que juega en vuestra contra.

Cuando los estadios son avanzados tenemos un tiempo limitado, una media de unos cinco o seis meses para poder completar el estudio. Al principio fue un poco complicado, porque había que empezar de cero y hay que poner las cosas a punto, pero intentamos llegar al final. Hemos conseguido finalizar el estudio para dos pacientes y estamos en conversación con el hospital y también con las diferentes compañías para intentar que nos suministren determinados compuestos para estos pacientes. Durante todo este proceso al paciente se le sigue tratando con lo que en inglés se llama el ‘standard of care’, que corresponde a los tratamientos convencionales para este cáncer.

 

Nos has explicado la dificultad que entraña este proyecto en concreto. ¿Qué es lo más satisfactorio de este trabajo?

 

El hecho de ver que estás intentando ayudar al paciente. Las investigaciones más básicas son igual de importantes y necesarias; necesitamos conocimiento para poder aplicarlo a las diferentes enfermedades: cáncer, diabetes… las que sean; pero en este caso tenemos más contacto con los enfermos y cuando las cosas funcionan, ves un poco la luz. Aunque yo no los conozca personalmente, sé que hay pacientes que dependen en cierta manera de lo que hago aquí. Por otra parte, a nivel de investigación e independientemente del proyecto en el que esté, para mí es una gran satisfacción el hecho de pensar que soy la primera persona en el mundo que estoy viendo ese dato generado de esa manera. Todos queremos que salga un dato positivo, pero en ciencia el 90% de los experimentos no salen. Aún así, es gratificante lanzarse a hacer algo de una forma concreta, tener una hipótesis y comprobarla o rechazarla, sabiendo que eres la primera persona que lo hace. Es algo que a mí me encanta y que me da fuerza tantas veces.

 

investigador en el laboratorio con mascarilla

 

Como dices, es una labor gratificante, pero ardua. ¿Cuál dirías que es el perfil de una persona que se quiere dedicar a la investigación?

 

Hay muchas características, pero yo destacaría cinco. Por un lado, hay que ser curioso, hacer preguntas que nadie más se ha hecho. La penicilina, por ejemplo, se descubrió porque se dejaron una placa abierta y empezó a crecer algo, pero en vez de tirarlo se preguntaron qué era eso. Esa curiosidad es importante. Además, para poder avanzar, hay que ser creativo y leer mucho, no solamente de ciencia, de todo. Es una ayuda para tener la mente abierta, porque muchas veces no hay una única respuesta, hay varias y muchos caminos. Por otro lado, un investigador tiene que ser colaborativo. La ciencia no se entiende sin colaboración. Existen muchos grupos de investigación, congresos, proyectos, que a veces trabajan en lo mismo. Lo que queremos todos es aportar nuestro granito para ayudar a los pacientes. También hay que ser crítico, analizar los datos para ver si son biológicamente relevantes, si los datos contrastan con lo esperado, y buscar respuestas desde la rigurosidad y la crítica. Y la última característica es la perseverancia. Como he dicho, en ciencia el 90 o 95% de las veces salen mal las cosas, y a veces van bien pero de repente dejan de salir por motivos que no conocemos. Entonces hay que seguir, hay que ser perseverante. Estos cinco puntos se pueden aplicar a otros muchos trabajos, pero para mí son los pilares fundamentales de un buen investigador.

 

Volviendo un poco más atrás, un paso antes de la investigación, nos gustaría saber cómo surgió tu vocación científica. ¿Por qué elegiste estudiar Biología y Bioquímica?

Suelo decir que soy un médico frustrado. Hice las pruebas de acceso en Medicina en Pamplona, pero no me cogieron y la licenciatura que más se parecía en ese momento era la de Biología. Y bueno, lo que yo tenía claro sí o sí es que quería ser investigador. Además, sabía ya que quería dedicarme a investigar el cáncer, para poder entender qué es y cómo podemos ayudar a hacerle frente. Cuando acabamos el primer ciclo de Biología, nos dieron la opción de estudiar también Bioquímica y, como tantos compañeros, elegí hacer la doble carrera. Me ayudó muchísimo a afianzar los conceptos y a aprender nuevos, que estoy aplicando a día de hoy.

 

Además de los conocimientos académicos, ¿con qué otros aprendizajes te quedas de tu etapa universitaria?

 

En el caso de la Universidad de Navarra, destacaría la figura del asesor y de los profesores. Cuando llegas y aún cuando sales estás en pleno proceso de maduración, y este tipo de perfiles te ayudan. Yo, por ejemplo, no era el mejor estudiante, y tener un asesor académico me sirvió mucho. También el estar en un colegio mayor me hizo empaparme de ese ambiente de estudio. Personalmente, me ayudó muchísimo. Enseguida hice amigos con los que todavía tengo relación, también con gente de dentro del Colegio Mayor. Ese desarrollo personal fue muy importante y, además, creo que la ciudad se presta bastante a eso. A mí por lo menos, me ayudó a ser más extrovertido, noté un cambio. Y pienso que para la investigación y para casi cualquier trabajo es importante tener ciertas capacidades de socialización.

 

Estuviste toda la carrera universitaria en el Colegio Mayor. ¿Por qué elegiste entrar en Larraona?

 

Estuve mirando las diferentes opciones que había de colegios mayores y residencias y me decanté por Larraona porque era la que más se ajustaba a lo que yo buscaba, a mi manera de ser y a las inquietudes que yo tenía. Quería un sitio en el que pudiera ser yo mismo y donde tuviera la libertad de hacer distintos tipos de actividades. La ubicación al lado del campus de la universidad sumaba mucho y también me gustaron las instalaciones (el gimnasio, las pistas deportivas…) y el tipo de eventos que ofrecía el colegio mayor. Yo, por ejemplo, me apunté varios años al taller de ecología, a los mercados solidarios…

 

Participabas intensamente en la vida colegial y también fuiste entrenador de fútbol del CD Pamplona. Casi no parabas a descansar, ¿no es así?

 

Poco (ríe). Tengo una filosofía que me inculcó una buena amiga de Pamplona. Me dijo: “Métete en todos los follones que puedas”. Y eso hice. Hay que medir fuerzas, por supuesto, y yo tenía claro que estaba ahí en primer lugar para estudiar. Pero todo lo que pude hacer extra fue muy enriquecedor y me ayudó mucho a nivel personal. Por ejemplo, entrenar fútbol tiene poco que ver con hacer un experimento aquí, pero me ha dado una capacidad de colaboración y de trabajo en equipo, como he comentado, un pilar fundamental. Tuve suerte de juntarme con otros colegiales inquietos. Carlos Larroy, por ejemplo, que fue uno de los fundadores de la sala de la mediateca. Recuerdo con cariño aquel día en que hicimos un piscolabis para celebrarlo… y cómo acabó todo (vuelve a reír).

 

¿Qué otros momentos te vienen a la cabeza cuando piensas en tu etapa colegial?

 

El primer momento es cuando entré. Es decir, el día en el que fui con mis padres, me despedí y ya empezó una etapa totalmente nueva, con gente que no conocía y también con los veteranos. Es un momento que recuerdo con mucho cariño, esa sensación de “¿y ahora qué?”, “¿qué viene ahora?”. Podría contar una infinidad de anécdotas de esos años. Por último, algo que siempre recordaré es cuando me dieron la Beca de Honor. Que me dijeran que había pasado por allí y había dejado huella es algo que a mí me llena, algo por lo que estoy muy agradecido.

 

Dejaste huella en Larraona, pero también el colegio mayor dejó huella en ti. ¿Qué ha aportado en tu vida?

 

Sobre todo, a nivel personal, me ayudó en mi proceso de madurez. Conocí y entablé amistad con estudiantes de personalidades tantas veces opuestas, con diferentes maneras de ver el mundo. Eso enriquece mucho y me aportó toda una serie de valores que van más allá de la titulación académica. Es lo que ofrece el colegio mayor y hay que aprovecharlo.

 

colegial con beca en larraona

 

En ese sentido, ¿qué consejo le darías a un colegial actual?

 

Que se involucre en todo lo que pueda dentro y fuera de la universidad. Que sus recuerdos de la universidad no se limiten a estudiar. La carrera te abre muchas puertas, pero el desarrollo personal es tanto o más importante. Y para eso son fundamentales todas las actividades que se ofrecen en el Colegio Mayor y en Pamplona, aunque no estén relacionadas directamente con los estudios. Y, por último, ¡que aprovechen los pintxos! Luego se echan de menos cuando estás en el extranjero.

 

¿Qué otras cosas echas en falta?

 

Vivo en una ciudad, Nueva York, que te ofrece lo que quieras y adaptado a tu bolsillo, si eres un poco inquieto. Pero sí que es verdad que la calidad de vida que hay en España es muy valorable. Y por supuesto, el tema de la sanidad pública, que no existe en los Estados Unidos.

 

¿Y qué aprecias más de estar allá?

Una cosa que me ha gustado descubrir es que el sueño americano existe. Es decir, la gente tiene una capacidad de reciclaje espectacular y esto se ha visto con la pandemia. Han cerrado muchos negocios, pero otros nuevos han abierto; aquí es muy típico cambiar de trabajo y atreverse a emprender. Me parece muy interesante esa inquietud de querer avanzar, querer mejorar. El perfil del funcionario que lleva cuarenta años en el mismo puesto es muy difícil de ver. Otro aspecto es la multiculturalidad; yo no me siento extranjero en Nueva York, ¡conviven 180 culturas y se hablan más de 190 idiomas! Es muy enriquecedor trabajar y tener amigos de todas partes del mundo. Quedamos para hacer un picnic en Central Park y cada uno lleva algo de su país, yo, por ejemplo, preparo una tortilla de patatas. Eso está a la orden del día y, personalmente, me encanta.

 

Debido al covid, no has podido viajar a España en los últimos tres años. ¿Cómo ha sido la experiencia de la pandemia ahí?

 

A nivel personal fue muy duro. Estaba fuera de casa y lejos, al otro lado del charco, y claro, cerraron las fronteras con Europa. Es verdad que afloró un sentimiento social que yo no me esperaba. Aquí la gente se volcó, los investigadores también. En el laboratorio estuvimos haciendo PCRs e íbamos todos los días al hospital. Fue un gran choque ver a médicos en urgencias que vivían las veinticuatro horas allá por el miedo a contagiar a sus familiares en casa. Yo cogía la bici y hacía veinte o treinta kilómetros llevando por Manhattan kits para extraer ARN o lo que hiciera falta. En los grupos que se formaron, en unas semanas se habían procesado casi 25.000 muestras, una barbaridad. Fue duro, pero todos sentíamos la necesidad de ayudar. Ahora estamos mucho mejor.

 

Si pudieras venir volver este año a España, ¿te animarías a venir al evento del cincuenta aniversario?

 

Ojalá. Honestamente, me encantaría. De hecho, tenemos un grupo de WhatsApp con amigos del colegio mayor y ya están todos comentándolo. Me haría mucha ilusión poder ir.

 

Y a nosotros que vinieras, ¡esperamos poder verte aquí pronto! Te mandamos desde Pamplona un abrazo muy fuerte y nuestros mejores deseos.

 

estudiantes de medicina con profesor en la entrada del colegio mayor larraona en pamplona

Primer Think & Beer – Aprendiendo sobre inmunoterapia con el Dr. Josepmaría Argemí

El colegial Armando Molina Rodríguez no se lo pensó dos veces. “Me dijeron que podíamos organizar charlas, así que como ‘pre-médico’ que soy, me propuse traer a investigadores“. No es nada nuevo que nuestros colegiales traigan invitados al Colegio Mayor, pero sí que lo hagan en tan poco tiempo. Este estudiante de Medicina conoció a su invitado el primer día de presentación de la Universidad de Navarra, y a la semana siguiente, el martes de 7 de septiembre, ya estaba recibiéndolo en nuestras instalaciones.

“Íbamos a conocer a nuestros mentores y le vi salir del edificio. Se me ocurrió presentarme, estuvimos hablando y le ofrecí venirse al Colegio Mayor”, cuenta Armando. El Dr. Josepmaría Argemí no es uno de sus profesores, aunque imparte clases en la Facultad de Medicina. Especialista en Medicina Interna, se dedica a la investigación de las enfermedades hepáticas y los tumores del área hepática.

estudiantes de medicina en charla con medico en el colegio mayor

“Como le dije que éramos estudiantes de primero de carrera, nos explicó todo desde cero, tranquilamente, respondiendo a todas nuestras preguntas. Surgió una charla espectacular“, asegura el colegial. El encuentro giró en torno a nuevos métodos que hacen que la inmunoterapia sea más eficaz en el tratamiento de las células cancerosas del hígado (Hepatocarcinoma).

La inmunoterapia ayuda al sistema inmunitario del paciente a combatir el cáncer, utilizando las defensas naturales del propio cuerpo. “Los mecanismos de los que nos habló el doctor no son para eliminar el cáncer, sino para eliminar lo que le permite a las células con cáncer esconderse, para que el tratamiento de la inmunoterapia tenga mejores resultados”, resume Armando. El médico también les explicó su tesis doctoral relacionada con la cirrosis y los procesos de regeneración de las células del hígado.

Es un verdadero lujo tener a profesionales de primer nivel, expertos en su ámbito de trabajo, sentados en una mesa junto a nuestros colegiales, charlando con ellos, estimulando su curiosidad y resolviendo sus dudas o inquietudes. Muchas gracias, Dr. Josepmaría, por acudir a nuestro Colegio Mayor y a Armando por organizar el primer Think&Beer del curso. ¡Hasta el siguiente!

molino de viento en navarra

Talleres curso 2021-2022

Los años de universidad son para aprender. No solo de las asignaturas de la carrera, sino de todo el entorno que las rodea. Por eso te invitamos a que no dejes pasar la ocasión de apuntarte a uno de los talleres que ofrecemos en colaboración con la Universidad de Navarra. A través de sesiones explicativas y de visitas, desarrollarás tus conocimientos de la mano de expertos en Historia, Ecología o Farmacia y descubrirás con más profundidad la ciudad de Pamplona y distintos parajes de nuestra comunidad. Además, cada taller incluye la presentación de un trabajo, para que puedas optar a convalidar esta actividad por créditos académicos (ECTS) que te servirán en la universidad. ¡Anímate!

muralla ciudadela de pamplona

Taller de Historia de Pamplona

Objetivos:

  • Aumentar tu sensibilización por la Historia.
  • Conocer el origen y los principales hitos de la ciudad de Pamplona desde su fundación hasta la Edad Moderna.
  • Descubrir la riqueza histórica de Pamplona y por ende de Navarra.
  • Despertar en ti la reflexión antropológica, a partir de la documentación histórica.
  • Favorecer la dimensión de relación y convivencia con universitarios de otros Colegios Mayores, compañeros de universidad…

Sesiones:

  1. Sábado 18 de septiembre. Pamplona Medieval. Los Burgos. Prof: Anna K.Dulska. Visita a la exposición Occidens y a la Catedral.
  2. Sábado 2 de octubre. Edad Contemporánea. Las murallas de Pamplona. La ciudadela. Prof: Manuel Sagüés. Visita a la ciudadela.
  3. Sábado 15 de enero. ( fecha por confirmar). Pompelo. La fundación romana de Pamplona/ Iruña. Prof: Javier Armendáriz. Visita al Museo de Navarra

Trabajos:

Uno, de una de las tres lecciones. Plazo de entrega: 31 de enero.

  • Contenido: Al menos 4 fotografías propias realizadas en la clase práctica escogida. Se dará un premio a la mejor fotografía.
  • Formato: Papel A4 en color o b/n. Cada fotografía tiene que llevar adjunta un pie de foto con al menos 200 caracteres y donde haya dos partes.
    a) Datación, descripción y explicación del motivo histórico de lo que se capta en la fotografía.
    b) Valoración personal: qué has sentido, imaginado, aprendido, compartido con tus compañeros…algún matiz filosófico, político…sobre lo que ha captado en la fotografía.

 

Envío de los trabajos a: cmsecretaria@larraona.org (Manu, CM Larraona)
Lugar de las charlas: 09.00-10.15- Sala Marrón del CM Larraona.
Clases prácticas en Pamplona: de 10.30- 14.00

Aforo limitado.

Inscríbete

taller de ecologia en balneario de fitero

Taller de ecología y medio ambiente

Sesiones:

  1. 11 de septiembre. Salida práctica. El Bocal y acuífero y balnearios de Fitero. Propiedades y aprovechamiento del agua. Su historia desde la utilización como termas romanas.
  2. 25 de septiembre. Salida práctica. Acueducto de Noáin y Parque de los sentidos.
  3. 12 de marzo. Salida práctica. Parque eólico de Aibar y Planta de biomasa de Sangüesa. Visita al Castillo de Javier.

Trabajo: Nueve fotos ( tres de cada salida práctica. Originales pies de foto de, al menos, 8 líneas. Descripción, historia, elementos técnicos, apreciación personal.
Plazo de entrega: 31 de marzo de 2022.

Aforo limitado.

Inscríbete

taller de farmacia en el colegio mayor larraona

Taller de farmacia (NUEVO)

Sesiones:

  1. Título: La industria farmacéutica. Aspectos empresariales.
    Ponente: Juan Goñi ( Director General Grupo Cinfa).
    Estructura de la sesión:

    • Industria farmacéutica: sector líder.
    • Cinfa: historia, evolución y futuro.
  2. Título: I+D+i de medicamentos y futuro del sistema sanitario
    Ponente: Julio Maset ( Director Científico. Laboratorios Cinfa)
    Estructura de la sesión:

    • Medicamentos y productos sanitarios: tipos
    • I+D+i
    • Desarrollo de un medicamento
    • Desarrollo de un producto sanitario
    • Aspectos regulatorios
    • Visita a planta

Los lunes por la tarde de febrero de 2022. Fecha por confirmar.

Aforo limitado.

Inscríbete
charla de médico sobre el coronavirus

Think&Beer con el Dr. Carlos de Miguel Vázquez

Hoy en día, son muchos los que han pasado por la experiencia de hacerse una prueba de diagnóstico o PCR para detectar covid-19. Pero, aparte de lo que se ve como “paciente” o usuario del test, ¿qué tecnología hay detrás de la prueba? ¿Cómo se detecta un fragmento del  SARS-CoV-2?

 

dibujo de un sanitario haciendo una prueba pcr a un paciente

 

El colegial Álvaro Mellado, de 2º de Bioquímica, decidió invitar a su profesor de Ingeniería genética en la Universidad de Navarra, el Dr. Carlos de Miguel Vázquez para ahondar en estas cuestiones. “Explicando la materia llegamos al tema de la PCR y me pareció bastante interesante”, cuenta el estudiante. “Es saber el aspecto técnico, ver cómo se hace. El resultado no se consigue mágicamente”.

El objetivo de la PCR (Polymerase Chain Reaction) es detectar si el material genético de la persona contiene fragmentos del material genético (ARN) del virus. Tras obtener la muestra del paciente,  resumiendo muy brevemente, el proceso es el siguiente: primero se extrae el ARN y se convierte en ADN mediante una transcripción inversa. El ADN se mezcla con cebadores (otros fragmentos de ADN diseñados para adherirse al genoma del virus) y una enzima que sintetiza el ADN. Esto se calienta y enfría repetidamente para producir millones de copias.  Durante la copia, se añaden unos marcadores fluorescentes para indicar la presencia del virus en la muestra. Cuanta más copias del ADN del virus se producen más intensa es la fluorescencia. Pasado cierto umbral de intensidad, se confirma la presencia del virus.

Existen otros métodos de diagnóstico como el test de antígenos, test serológico o test rápido, sobre los que los colegiales también preguntaron al invitado. Y dada la amplitud del tema y lo interesante (además de actual) que resulta, la charla se extendió e incluso terminó con otros temas: las vacunas, las fake news

 

estudiantes asisten a una charla en el salón de actos

 

“Nos explicó muy bien el proceso de la PCR. Con ella se obtienen resultados fiables y el margen de error es muy pequeño, eso nos da con qué argumentar que es una prueba válida”, comenta Álvaro. “Saber todo lo que hay detrás te ayuda a tener un criterio y hacer juicios de valor más acertados. Que solo llevemos un año de pandemia y que ya tengamos tantas vacunas puede llegar a asustar. Tranquiliza oír de la boca de un profesional que se han cumplido todos los requisitos y las fases de las vacunas”, concluye.

Plato con receta saludable

5 consejos nutricionales para la época de exámenes

Llega el final de noviembre y parece que todo queda subordinado a una única cosa: los exámenes. Es cierto que es un periodo muy importante para los estudiantes y que hay que intentar dar el máximo de uno mismo. Pero para eso, es necesario seguir cuidándose, y sobre todo, seguir realizando una buena alimentación. Porque lo que comas (y cómo lo comas) influirá en tu manera de estudiar, de descansar y de realizar el examen el día de la prueba. Por esode la mano de Mirai Nutrición, los dietistas y nutricionistas que se encargan de diseñar nuestros menús del comedorte queremos dar cinco consejos sencillos para que te alimentes bien en esta época. 

Barra con platos donde se sirve comida

 

  1. Haz todas las comidas 

¿Estás tan enfrascado en el estudio que no bajas a cenar? ¿Te olvidas de la comida porque tienes que terminar un proyecto? ¿Sales del Colegio Mayor sin desayunar? Ten cuidado con estos hábitos, que pueden ser nocivos para tu salud. Lo mejor es realizar todas las comidas. Saltárselas puede ser contraproducente para el estudio, porque genera falta de concentración. Así que ya sabes, te esperamos siempre en el comedor. 

 

  1. Aguanta la tentación de picotear entre horas (o al menos hazlo de manera sana)

¿Pones la excusa del aburrimiento? ¿O eres de los que se premia a sí mismo con una barrita de chocolate cada vez que termina de estudiar un tema? En cualquier caso no es bueno comer entre horas, y más si lo que se ingiere es comida basura. Si necesitas tomar algo, te recomendamos que sea fruta, frutos secos crudos o tostados o yogures naturales con fruta, por ejemplo. 

 

  1. Potencia tu concentración con alimentos específicos

¿Por qué no ayudarse de alimentos que favorecen la concentración? No hace falta que recurras a suplementos. Te proponemos que trates de incorporar algunos de estos alimentos a tu dieta, cuando tengas la ocasión: salmón, huevo, arándano, piña, nueces o copos de avena. 

 

  1. Cuidado con las bebidas estimulantes

Si lo primero que te viene a la cabeza cuando piensas en exámenes son el café, el té o las bebidas energéticas, alto. Pueden ayudarte puntualmente, pero tienes que saber que una ingesta excesiva puede provocar efectos negativos como estrés, nervios o molestias gastrointestinales.  

 

  1. No olvides beber agua

Ahora que se ha normalizado que cada uno lleve una botella individual de agua, no desaproveches la oportunidad y haz que te acompañe siempre. En la biblioteca, en las salas comunes y en tu habitación. Una correcta hidratación mejora la concentración y la memoria. ¡No lo olvides! 

 

Mucho ánimo en esta época que empieza. Es larga e intensa, así que ante todo te invitamos a cuidar primero de tu salud. ¡Nosotros te lo seguiremos recordando cada vez que te veamos! 

Dos sillas y una mesa en la tarima del Salón de Actos

Ciclo Think&Beer sobre el coronavirus

Durante un par de semanas, los colegiales han disfrutado de dos charlas sumamente interesantes en torno a la situación actual de la pandemia. Fueron ellos mismos los que decidieron invitar a expertos para que les hablasen del tema, ya que, como lleva tanto tiempo resonando en las noticias corre el riesgo de banalizarse, y creen importante tener información actualizada y darse cuenta de la importancia de lo que está ocurriendo. Tanto en la parte económica como en la de la salud, y en todos los niveles sociales y personales que afectan estos dos ámbitos.

 

Estudiante y profesor sentados en la tarima del Salón de actos

 

Las secuelas económicas – José Luis Álvarez Arce

El ciclo lo abrió el jueves 29 de octubre el profesor y antiguo colegial José Luis Álvarez Arce, vicedecano de alumnos de la Facultad de Económicas de la Universidad de Navarra. Explicó a los estudiantes las secuelas económicas provocadas por el covid-19 y respondió a todas sus dudas.

 

José Luis Álvarez Arce

 

“Habló durante diez o quince minutos y el resto de tiempo lo dedicamos a las preguntas. Fue una tertulia muy interesante y, al estar un número limitado de personas, pudimos intervenir todos los que quisimos. Casi todo el mundo habló”, asegura Borja Rodríguez Manzano, miembro del Consejo de Colegiales de este año y organizador del Think&Beer. Estudia 2º de ADE en la Universidad de Navarra y fue alumno del profesor Álvarez Arce, en las asignaturas Microeconomía y Macroeconomía del curso  pasado.

En la charla se comentó el problema de la deuda española, las subvenciones de la Unión Europea, la política de la subida de impuestos, los efectos de un posible confinamiento domiciliario, la situación económica en otros países del mundo como China o Argentina… Un repaso de actualidad a las cuestiones más relevantes que conciernen el tema económico y que afectan a todos, los colegiales incluidos.

 

Estudiantes atendiendo en una charla

 

“La crisis que viene va a ser grande y las consecuencias van a seguir cuando a nosotros nos toque salir al mercado laboral. Algunos dicen que la crisis va a ser en forma de V, otros de U, otros de L… La V está descartada, porque subiremos poco a poco. Y la L también, porque eso significaría que no saldríamos de ella. Según nos explicó el profesor, él cree que la crisis será en forma de U con una base muy alargada, es decir, vamos a estar mucho tiempo abajo, pero iremos subiendo poco a poco”, señala Borja.

El colegial cree que es necesario tomar conciencia de la relevancia de la pandemia. “Le pedí a José Luis Álvarez Arce que viniera para que la gente se diera cuenta de que el covid-19 no es un chiste, que es algo serio y va a tener unas consecuencias muy importantes en la economía, además de en la salud”, afirma.

 

Estudiante de ADE

 

Los aspectos epidemiológicos – Miguel Ángel Martínez González

Respecto a la parte sanitaria, el miércoles 4 de noviembre recibimos a Miguel Ángel Martínez González, director del Departamento de Medicina preventiva y Salud pública de la Universidad de Navarra. Clausuró el ciclo explicando los aspectos epidemiológicos del SARS-CoV-2.

 

Doctor

 

El profesor comenzó repasando las posibles reacciones al virus y los porcentajes de contagiados asintomáticos, personas con síntomas leves, graves y pacientes críticos. Como también ocurrió en el Think&Beer anterior, fue inevitable la autocrítica y la comparación con otros países del mundo, como Taiwan, que actualmente cuenta con tan solo siete muertos por coronavirus.

 

Charla sobre epidemiología

 

Por mucho que las gráficas y datos sobre el coronavirus llenen las noticias, esto no significa que comprendamos siempre lo que muestran. El doctor Martínez González proporcionó unas nociones básicas de epidemiología que ayudaron a los colegiales a entender las estadísticas, como por ejemplo el R0 o ritmo reproductivo básico. “Es un concepto matemático que indica el promedio de casos nuevos que provoca un caso a lo largo de un periodo infeccioso”, explica Pablo Fernández, estudiante de 1º de Medicina y organizador del Think&Beer. “Aunque predominábamos los colegiales de Medicina, la audiencia era variada y nos ayudaron las explicaciones. Por ejemplo, los estudiantes de 1º de Medicina aún no hemos dado Bioestadística así que desconocíamos algunos términos”, comenta.

 

Profesor presentando en el salón de actos

 

Al igual que Borja Rodríguez, enfatiza la necesidad de tomarse las medidas de prevención en serio. “El doctor comentó que en verano la población se relajó, pero el virus seguía con nosotros, solo que no se estaban haciendo tantas pruebas diagnósticas como ahora. Nos insistió en la relevancia de identificar bien la cantidad de fallecimientos que ha habido y, por supuesto, hizo alusión a la importancia de la mascarilla”, subraya Pablo. “En definitiva, tenemos que taparnos la boca. Debemos poner todas las barreras que podamos para disminuir la transmisión del virus”, concluye Pablo.

 

Estudiante de Medicina con mascarilla

Lavado de manos protocolo covid en Colegio Mayor

Protocolo de seguridad frente al COVID 19

Atendiendo a las normas y recomendaciones de las autoridades sanitarias y académicas, hemos elaborado un protocolo para nuestro Colegio Mayor. El objetivo es garantizar la seguridad y velar por la salud de nuestros colegiales y trabajadores, mediante medidas de prevención y de actuación en relación al COVID 19. Te explicamos los puntos más importantes de nuestro protocolo, que ya ha sido enviado a todos nuestros colegiales.

Medidas generales

Se realizarán actividades formativas para la educación sanitaria de los Colegiales y trabajadores sobre las vías de transmisión del virus y las medidas que se han adoptado en el centro para protegerlos. Asimismo, se ha colocado señalización en la entrada al centro indicando la necesidad de mantener las medidas básicas de seguridad: utilización de mascarilla en zonas comunes, lavado frecuente de manos y mantener la distancia de seguridad. Existen carteles informativos sobre higiene de manos y uso correcto de la mascarilla.

Espacios comunes

Todas las salas comunes tienen un cartel con el aforo máximo y deberá ser respetado en todo momento (atendiendo a la indicación de mantener la distancia de seguridad). Se realizará higiene de manos con alcogel tanto a la entrada como a la salida. En las salas de estudio se guardará la distancia mínima entre estudiantes y el aforo de los ascensores estará limitado.

Comedor

Será necesario lavarse bien las manos a la entrada y a la salida del comedor.  En el interior, se han colocado carteles con buenas prácticas e indicadores de distancia de seguridad. En cada mesa estarán delimitados los sitios que pueden ser ocupados, por lo que habrá un número de comensales máximo. Los menús serán servidos por los profesionales, se evitará que cada comensal se sirva la comida y, por supuesto, no se deberá compartir comidas, ni bebidas ni elementos comunes (jarras, saleros, etc.).

Servicios generales

Existe, además, un protocolo de carácter interno que afecta a los servicios generales del Colegio Mayor: cocina y recepción de materias primas, lavandería, limpieza de habitaciones y zonas comunes, servicio de mantenimiento y jardinería.

Actuaciones ante contacto positivo entre residentes del centro

Con carácter general, deberá realizarse la prueba diagnóstica de confirmación a los casos posibles para corroborar la posible infección por SARS-CoV-2. La decisión de que el afectado se mantenga o no en el Colegio Mayor se realizará de acuerdo a las autoridades sanitarias. En caso de mantenerse en el Colegio Mayor, tenemos delimitada una zona de habitaciones de aislamiento a las que el afectado deberá trasladarse si se produjera este escenario. Se entregará la comida en la habitación y se procederá a la limpieza y desinfección de las superficies y espacios en contacto con el residente contagiado. El aislamiento se mantendrá hasta que se obtenga un resultado negativo en una muestra respiratoria si hay disponibilidad de pruebas diagnósticas. Si no, se mantendrá al menos 14 días desde el inicio de síntomas siempre que haya habido una resolución del cuadro clínico.

Este protocolo es susceptible de modificaciones, según el transcurso de la pandemia y responderá en todo momento a las normas y recomendaciones vigentes de las autoridades sanitarias.

¿Quieres saber más?
Lee el documento completo.

Abrir