flor magnolia

“Abuelo” (Obra ganadora del Concurso de Relatos 2020)

Una vez me dijiste que una boca es bonita si la sonrisa que dibuja se adivina mientras habla. Por eso no entendí tu silencio repentino; la forma de ocultar su existencia blanca.

Recuerdo las tardes de junio, cuando las flores de la ribera del Pisuerga regalaban sus colores al sol y el trigo ondeaba, orgulloso, su beso dorado. En la finca, cobijados por la sombra de los pinos, me hablabas del magnolio y de la manera en que sus flores vierten sus grandes pétalos blancos formando un balcón; o me contabas, divertido, las bromas que os hacíais el tío Rafael y tú.

En esos momentos tu risa llenaba el espacio que iba dejando el día.

El mes pasado fui al pueblo para verte.

La luna rielaba su luz blanquecina sobre la superficie oscura de los charcos que la tormenta había llorado esa misma noche. Como en un sueño, entré en la vía principal y comencé a caminar entre los cipreses y las pequeñas casitas de piedra.

Al llegar a mi destino, entre las amapolas que bailaban pujantes contra la hierba apretada, encontré, sujeto al suelo por una roca caliza, un trozo de papel en el que aún se podían leer un par de estrofas ennegrecidas:

 

…que no arranquen

su sombra de luna

de tu boca orillada

y no digan

que en su bruma de nieve

habita el silencio del pino;

 

ellos no han visto

la pompa de oro

que levanta…

 

Instintivamente acaricié mi boca con la manga del abrigo, como si yo fuera el destinatario de mis propios versos y, con los ojos grises por el agua, me guardé los restos del poema en uno de los bolsillos traseros del pantalón.

Antes de darme la vuelta y encarar la sombra fría de la calle me volví hacia la foto que descansaba sobre la estela de piedra, junto a una magnolia; y, sin quererlo, subió a mi boca una paloma: desde tu epitafio de tinta aún me sonreías.

 

Por: Íñigo Ruiz.
Primer premio del Concurso de Relatos 2020

estudiante ganador de un premio

Fotografías en una mesa

Bases | Concurso de fotografía 2020

CATEGORÍA ÚNICA

“Universidades de Navarra: Geografía natural y humana; sus edificios, sus colegios y residencias, sus actividades (historia, ecología)…”

PARTICIPANTES

Podrán participar de forma individual todos los colegiales del Colegio Mayor Larraona. Máximo de 5 fotografías por concursante.

FORMATO

Las fotografías podrán tener dos formatos:

  • En formato digital JPG con un tamaño entre 640 x 480 y máx. de 2048 x 1536 px.
  • En papel fotográfico con un tamaño mínimo de 20 x 15 cm.

PLAZO DE PRESENTACIÓN

11 de diciembre de 2020.

LUGAR Y FORMA DE ENTREGA

  • Las fotografías digitales hay que enviarlas al correo cmsecretaria@larraona.org señalando como asunto “Concurso de fotografía, título de la fotografía” y nº de habitación del concursante. Si se quiere participar con 2, 3, 4 o 5 fotos hay que mandar el mismo número de correos, uno por foto.
  • Las fotografías en papel hay que entregarlas en un sobre en el que esté escrito “Concurso de fotografía” y cada fotografía tiene que tener escrito en su reverso su título y el número de habitación del concursante.

PREMIOS

  • Ganador: 150 €, 700 puntos del colegial y 30 puntos para el Interpasillos
  • 2º clasificado: 75 €, 500 puntos del colegial y 15 puntos para el Interpasillos
  • Todos los participantes: 100 puntos del colegial

JURADO

Un miembro de la Dirección de Colegio Mayor Larraona, Jesús Blanco, fotógrafo y responsable de Proclade y María Cantero, profesional de la fotografía. El jurado se reserva la posibilidad de dejar alguno o todos los premios desiertos por falta de calidad de los trabajos presentados o por escasa participación.

DIFUSIÓN Y ACEPTACIÓN DE BASES

Las fotografías ganadoras aparecerán expuestas en el Colegio Mayor y publicadas podrán ser publicadas en la revista colegial “Calle 45”, o en cualquiera de los soportes físicos y digitales del Colegio Mayor Larraona. La participación en el concurso supone la aceptación de las presentes bases y la conformidad con las decisiones del jurado.

Sala mediateca en el Colegio Mayor

Viernes de cine en el Colegio Mayor

Javier, Pablo, Mikel, Mario, Pablo y Branco se conocieron durante las primeras semanas del curso. Entre todos, han organizado un Cine Fórum que tendrá lugar cada viernes a las 22h.

 

Variedad que enriquece

Todos son colegiales de primero, de distintos grados y también de distintas procedencias. “Pablo, Mikel y yo estudiamos Medicina Internacional”, cuenta Javier Segovia. “Además, yo conocí a Mario en cuanto llegué, porque somos los dos de Castilla y León: él es de Salamanca y yo de Zamora”, explica. “Él estudia Biotecnología en la Universidad Pública de Navarra”.

Pablo Fernández, otro estudiante de Medicina, es de Linares, Jaén. Antes de venir a Pamplona, le separaban más 500km de la ciudad de Mikel, Bilbao. Pablo González también viene del País Vasco, pero de Getxo, y estudia Filosofía, Política y Economía. Por último, Branco Suárez viene del otro lado del océano Atlántico, de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, y estudia ADE.

Estudiantes en la sala redonda

 

Cada viernes a las 22h

La actividad va a tener lugar todos los viernes a las 22h, salvo que se anuncie lo contrario. En lugar de en la mediateca, la actividad se realizará por ahora en la sala de cine, con un aforo limitado a 12 personas, por motivos de seguridad y prevención ante el covid-19.

En un principio, la idea de los estudiantes es ver todas las películas en versión original, pero se adaptarán a las peticiones de los espectadores y las características de cada película.

Las películas escogidas propiciarán el comentario posterior, que se haga una lectura personal de ellas y se pueda debatir entre todos, no importa el género o la antigüedad de la obra.

Sala de cine del Colegio Mayor

 

Un momento para reflexionar y compartir

Pablo González y Branco ya intercambiaron películas los primeros días. Javier comenta que no sabe mucho de películas, pero aprenderá, al igual que Pablo Fernández.

Estudiante en el Colegio Mayor

Javier Segovia

 

“A mi mejor amigo le encanta ver películas y tenía hecho un listado con recomendaciones suyas. Además, para mejorar mi nivel de inglés estuve viendo películas en versión original. Me parece interesante discutir y sacar conclusiones, y me gusta tener con quien compartir esto”, cuenta Javier.

“Mi hermano es muy aficionado al cine, aunque yo siempre he sido más de series”, confiesa Pablo Fernández. “Quiero poder comentar las películas con él y volverme un poco más cinéfilo. Antes de venir vi en la página web que el Cine Fórum es una actividad que ya se había hecho”, comenta.

 

Estudiante del Colegio Mayor

Pablo Fernández

 

Mario asegura que la idea es de todos, aunque, de manera formal, surgió un día que el Padre Josu les propuso ver el corto “La ventana del vecino”. “Cuando acabó nos dimos cuenta de que queríamos ver más y comentar, así que nos fuimos a una pizarra y empezamos a pensar en cómo podíamos enfocar esta actividad”. Fruto de esa primera tormenta de ideas es un listado de películas elaborado por ellos, pero susceptible de cambiar y acoger nuevas ideas.

“No es que estemos abiertos, si no que esperamos que haya propuestas por parte de los demás”, explica Javier. También han pensado en que cada miembro del grupo tenga derecho a elegir una película sin someterla a debate. “Aunque la gracia es que a la gente le guste y hable de la película”, aclara Mikel. “Nos debemos a nuestro público”, concluye.

 

Estudiante de Medicina en Pamplona

Mikel

 

Él cree que es una buena manera de pasar el rato el viernes por la noche, sobre todo dadas las restricciones actuales. “Pero no es solo por el coronavirus, la actividad va a seguir manteniéndose aunque pase”, refiere.

 

Dos éxitos para comenzar

La obra que inauguró este ciclo de cine fue “Interstellar” (2014), ganadora de un Óscar en la categoría Mejores efectos visuales y un Globo de Oro en la Mejor película de ficción, entre otros premios. Narra la historia de un equipo de astronautas que viaja a través de la galaxia con una misión vital: hallar un nuevo hogar para la humanidad. Este viaje épico los transporta a otra dimensión mediante los agujeros gusano, un “atajo” a través del tiempo y el espacio basado en la teoría de físicos como Kip Thorne (Premio Nobel 2017).

 

Interstellar película

 

Los estudiantes tuvieron algún problema técnico inicial, y como la película dura casi tres horas, no pudieron realizar el debate inmediatamente después, al ser tarde en la noche. No obstante, en el desayuno del día siguiente pudieron compartir sus impresiones. Algunos estuvieron consultando con amigos y viendo vídeos explicativos sobre las teorías científicas que sustentan la película. Uno de los colegiales ya afirmaba el viernes que algunos fragmentos de la película se han utilizado como contenido divulgativo, para apoyar explicaciones acerca de los agujeros negros. Como la película entraña cierta complejidad, a petición de la audiencia, la obra se vio en español y no en versión original.

“Tras ver la película se hace necesario poner en común lo que cada uno ha entendido, porque es un poco ambigua. Se juega mucho con el concepto de tiempo, y el hecho de que cuando viajas a la velocidad de la luz el tiempo transcurre de manera distinta”, aclara Javier. “A mí lo que más me llamó la atención fue la fuerza del amor padre-hija y la influencia de los sentimientos en la toma de decisiones”, reflexiona.

 

Estudiante en actividad del Colegio Mayor

Mario Hernández

 

Mario destaca el instinto de supervivencia y el egoísmo humano que se muestran en uno de los personajes. “Trata muchos temas de la sociedad como el egoísmo, la soledad, el amor, la falta de cariño y el contacto con la familia. El propósito del Cine Fórum es debatir sobre estos temas, sobre la trama y el mensaje o la filosofía que hay detrás y no tanto los aspectos técnicos, aunque eso no quiere decir que no los comentemos”, subraya. “En este caso hablamos de que la banda sonora es del famoso compositor Hans Zimmer”, señala Mikel.

También explica que la próxima película será “1917” (2019), un éxito de taquilla premiado en tres categorías de los Óscar y dos de los Globos de Oro, entre otras distinciones. Mikel afirma que es impresionante y peculiar desde del punto de vista visual, ya que fue rodada con tomas largas, de tal forma que da el efecto de haber solo dos tomas continuas. El filme muestra la historia de dos amigos del ejército británico que, en lo más crudo de la Primera Guerra Mundial, deben entregar una carta urgente al bando enemigo para evitar un ataque devastador. La película refleja la experiencia brutal de la guerra y las reacciones humanas ante ella.

 

1917 película