estantería de libros

Felices y exquisitas lecturas

El 23 de abril fue la festividad internacional de la lectura. Más allá de la tradición de regalar libros, creemos que esta ocasión puede servirnos para reflexionar sobre el hábito de leer y hablar con dos amantes de los libros de nuestro colegio, nuestro subdirector, Manuel Següés, y nuestro vicedecano, Borja Rodríguez.  

Algunos datos: ¿los jóvenes leen o no?  

Desde el centro queremos fomentar la lectura como una apertura interior de fronteras y un hábito de gran salud y satisfacción. Somos conscientes de que los hábitos en este sentido han cambiado, pero ¿es cierto que leen menos los jóvenes? Según el estudio de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España | 2021, elaborado la Federación de Gremios de Editores de España, los jóvenes de 14 a 24 años son los que más leen en su tiempo libre (entre un 70% y un 80% de la población lectora, que es el 95,4% de la población española). El 67% de este total de lectores lee libros (un 21% por estudios o trabajo), y es casi el mismo porcentaje de lectores de blogs, redes sociales, webs y prensa digital. ¿Esto qué quiere decir? Que los jóvenes leen habitualmente, aunque en otros formatos. Pero sí, leen menos novelas y ensayos, al igual que el conjunto de la población española: la media de libros leídos al año es de 10.    

estudiante con libros en el colegio mayor

Fomentar la lectura en nuestro colegio 

Ahora bien, ¿cómo se reflejan esta realidad entre nuestros colegiales? ¿Podemos fomentar que se habitúen a leer más libros? Esto mismo se preguntó nuestro subdirector, Manuel Sagüés, que ha vivido el cambio digital en la vida de los colegiales en los últimos años: “Antes del 2000 las fichas parar prestar libros de nuestra biblioteca era abismal. Claro, era el principal ocio, además de la vida social y el deporte. Y el caso es que tenemos una biblioteca muy grande, con casi 10.000 libros disponibles para ellos”. Manuel tuvo una idea: colocar una exposición de recomendaciones en el pasillo principal del colegio para llamar su atención. Desde este año, se están adquiriendo novedades y se fomenta el préstamo y el intercambio de libros. “Además, los colegiales pueden pedirnos los libros que quieran, y si no están en la biblioteca, se compran”. Lo que está claro es que los tiempos cambian y seguramente no se recuperen las cifras de hace veinte años, ya que además va creciendo el consumo de libro digital y de audiolibros. Sin embargo, iniciativas como estas son una ocasión “para despertar el interés entre los chicos” y, “aunque todavía es tímido el movimiento que hemos generado, esperamos que vaya creciendo, porque es algo nuevo de este año”.  

Manuel Sagüés, subdirector del CM Larraona

Nuestro subdirector, Manuel Sagüés, tuvo una idea para aumentar los lectores en el colegio


La experiencia de uno de nuestros colegiales
 

Borja Rodríguez, estudiante de 3º de ADE y vicedecano del colegio, celebra la iniciativa del colegio de querer fomentar la lectura. “Leer te trae cultura y llena tu tiempo, siempre aprendes”. Nos comenta que, al disponer de libros junto a los ascensores, “es un incentivo para los casi 200 colegiales que diariamente pasamos por ahí”. Aprovechamos para preguntarle por sus hábitos y su experiencia como lector: “Yo soy un apasionado de la actualidad. Leo mucho la prensa y páginas especializadas, y los libros que suelo leer son también de ese estilo”. Recientemente ha leído “La gran manipulación: cómo el coronavirus convirtió a España en el paraíso del coronavirus”, de Jano García, y nos lo recomienda: “explica muy bien la manipulación a la que hemos sido sometidos mediante el alarmismo de los medios de comunicación y el movimiento político de las redes sociales. Muy interesante para comprender cómo hemos vivido estos años”. En otro orden de género, nos habla también de un delicioso libro que le recomendó una amiga: “Vive de forma que te duela marcharte”, de Pablo Arribas. “Realmente me aportó una manera diferente de ver las cosas. Se podría decir que es un libro de autoayuda y eso puede generar rechazo, pero a mí me encantó. El autor habla desde su experiencia de vida y plantea que vivimos en una sociedad que evita el dolor y la incomodidad, y que eso no es opuesto al amor y la alegría”. 

Borja Rodríguez, vicedecano del CM Larraona

Nuestro vicedecano, Borja Rodríguez, comparte con nosotros sus gustos por la lectura


Con estas dos recomendaciones bajo el brazo, y con la ilusión de que muchos más de nuestros colegiales se animen a experimentar el placer de la lectura, en el colegio seguiremos fomentando que circulen los libros por los pasillos. Teniendo presentes, sin embargo, las palabras del filósofo
Alfonso López Quintás -autor de “La formación por el arte y la literatura” y de “El arte de leer creativamente”-: “Cervantes decía que el ver mucho y el leer mucho aviva los ingenios de los hombres. Ese ingenio avivado da lugar a una mirada profunda, y ésta depende más de la calidad de la lectura que de la cantidad”.  

 

Joven con guantes de boxeo

Carlos Pérez Zamora: Manteniendo viva la llama Olímpica

Carlos Pérez Zamora es antiguo colegial del Colegio Mayor Larraona. Tuvimos la suerte de tenerlo con nosotros los dos primeros años (2010-2012) del grado de Periodismo que estudió en la Universidad de Navarra. Desde pequeño es un apasionado de los deportes y de la Historia y, tras varios años en Estados Unidos, actualmente trabaja en Madrid, como Community Manager y Creador de Contenido para Olympic Channel, el canal oficial de los Juegos Olímpicos. Fútbol, béisbol, voleibol, tenis… No hay deporte que se le escape.

 

Olympic Channel, el “Netflix” de los deportes

logo de Olympic Channel

“Ahora mismo me dedico a crear contenido para las redes sociales de los Juegos Olímpicos, con toda la cantidad de deportes que abarcan. Eso me da mucho dinamismo: hoy hablo sobre béisbol, mañana sobre judo… Estoy muy contento, este es mi tercer año. Los anteriores tres los pasé en Estados Unidos. En principio me fui para un mes en prácticas, pero ese mes se convirtió en tres años. Trabajé en la sección de deporte de dos periódicos y también en secciones generalista”, comenta.

Aunque los JJ.OO. de 2020 se han aplazado a 2021, el periodista se muestra optimista: “Yo pienso que se van a celebrar los Juegos Olímpicos. Ya se han completado las temporadas de baloncesto, de hockey y de béisbol en Estados Unidos, la Liga de fútbol de España también se ha reanudado…. Han tenido todo este año de aprendizaje y seguro que han tomado nota de los aforos y protocolos, e implementarán las medidas pertinentes para que se pueda realizar”, subraya.

Se celebren o no, Carlos seguirá informando sobre los deportes y jugadores olímpicos. “Mi labor es mantener el interés olímpico en el espacio en el que no se celebran Juegos, que es cada cuatro años, ya sean los de invierno o los de verano. Para ello, el Canal Olímpico está concebido para ser una especie de Netflix de los deportes. Hay reportajes sobre todas las disciplinas, es fascinante. Algunos incluyen contenido extradeportivo como cómo influyó el Apartheid en los deportistas sudafricanos. No hace falta ser un friki del deporte para disfrutar del Canal Olímpico. ¡Además es gratis!”, señala.

 

Un libro con mucho gancho

Portada del libro Combates para la Historia

Desde hace 5 años Carlos practica el boxeo, un deporte “muy sufrido, pero que esconde una gran belleza”. Acaba de escribir “Combates para la historia”, un libro sobre la historia del pugilismo desde finales del siglo XIX hasta el día de hoy.

“El proyecto surgió a finales del año pasado. Quería buscar un libro de boxeo, pero no encontré el que quería leer. En boxeo hay mucha crónica, biografía, novela… Están muy bien escritas, pero no hay una historia desde el principio hasta ahora. No en español, y lo que hay en inglés está muy desactualizado. Me he pasado todo el año documentándome y organizando la información para redactar el libro. Este verano, buscando editoriales con las que publicar la obra, di con Libros.com. Desde el primer momento les pareció bien y acabamos de arrancar con la campaña de crowdfunding”, explica Carlos. Esta editorial se basa en un sistema de micromecenazgo, por el que cualquier persona puede colaborar en la financiación del proyecto y recibe a cambio de un ejemplar del libro y alguna otra recompensa.

“Creo que el libro tiene mucho potencial, porque no hay ninguno así. Está contado de manera inédita. La historia del boxeo puede llegar a ser caótica, se suele dar por sentada mucha información y a menudo se deja de lado el contexto deportivo y social del deporte. En el libro no solo repaso las batallas, también explico las conexiones que ha habido con la mafia, los problemas de racismo que han tenido algunos boxeadores… Explico cómo pasa de ser un pasatiempo ilegal en los bares de Reino Unido a convertirse en el deporte que es hoy. Lo aderezo con muchas historias y con folclore, así que no hace falta ser un entendido del boxeo para leerlo. La idea es que lo comprendan incluso los novatos”, aclara. Carlos reconoce que le llama mucho la atención la historia que hay detrás de cada boxeador. “El boxeo no es un juego como puede ser el fútbol. Es un deporte en el que el que pierde sufre, y el que gana, también. Hay boxeadores que tienen historias tremendas. Pero hay mucha belleza detrás”, reflexiona.

Quedan 19 días para que la campaña finalice y ya ha conseguido el 61% de la financiación que necesita, los 5.500€ que le permitirán publicar el libro, lo que demuestra que su obra suscita interés. En el caso de que pasado el plazo la campaña no recaude el objetivo fijado, se devuelve el dinero a todos los que hayan contribuido.

“Estoy buscando todo el apoyo posible para que pueda salir adelante y de momento está teniendo muy buena acogida. Los primeros días lo promocioné entre la gente cercana y después entre los círculos más especializados”, aclara el autor. “Me ha hecho mucha ilusión que algunos antiguos colegiales de Larraona me hayan dejado algún comentario positivo. Con algunos de ellos sigo en contacto, pero, por supuesto, hay otros con los que no, y ahí está la gracia. Ha sido muy bonito”, confiesa.

 

Muy buenos recuerdos

Sofás en la galería antigua del colegio mayor

Carlos asegura guardar muy buenos recuerdos de su etapa en el Colegio Mayor Larraona. “Yo venía de un pueblo muy pequeño de Murcia, Fortuna, con 10.000 habitantes. Allí todo el mundo se conocía. Así que llegar a Pamplona, aunque tampoco sea una ciudad muy grande, supuso para mí una salida al mundo exterior. Siempre había pensado que era muy sociable, pero cuando llegué me llamó la atención el hecho de estar rodeado de 200 personas que no conocía. Enseguida me fui integrando e hice muchos amigos. Mantengo el contacto con muchos de ellos”, afirma. “Hay muy buen ambiente. ¡Buenísimo! Me sentí súper bien tratado. Recuerdo con mucho cariño al entonces director Félix Zubiría y a Xabier Cabrerizo y Manu Sagües”, señala.

Ellos tampoco olvidan su paso por el Colegio Mayor. Su inquietud, su buena disposición, su pasión por los deportes… y los magníficos monólogos que realizaba.

“Recuerdo el Trofeo Interpasillos y todas las charlas que organizábamos. Moderé una de ellas antes de las elecciones generales de 2011 y vino mucha gente. ¡La sala se quedó pequeña! También recuerdo las películas. Siempre digo que casi todo el cine que he visto en mi vida lo vi allí. Hice un monólogo humorístico en la fiesta de Navidad y recuerdo las risas de la gente.  Además, el primer año fui entrenador de un grupo de niños del Colegio Claret Larraona en la categoría Fútbol Txiki. Terminaba la universidad e iba al polideportivo a entrenar. Fue una experiencia muy buena. Era un grupo de padres que habían ido juntos al colegio y que ahora sus hijos habían coincidido en la misma promoción, también. Al año siguiente lo tuve que dejar porque me metí a clases de alemán y ya no tenía tanto tiempo”, explica.

 

“No paréis quietos”

Joven periodista

Le preguntamos qué consejo daría a nuestros colegiales de ahora, a lo que responde convencido: “Creo que hice una cosa bien y es aprovechar todo el tiempo posible. Les diría a los estudiantes que digan que sí a todos los planes. ¡Que no paren quietos! Mucha gente dice que van a ser los mejores años de tu vida y a veces no te lo crees… En esta época se abre ante ti un abanico enorme de posibilidades. Aprovechadlo. Yo tuve todo el tiempo ocupado, y aún así tengo la sensación de que me hubiera gustado disponer de más tiempo para hacer todavía más cosas. Hice amigos que aún me duran y eso es muy valioso”.

Aunque algunas actividades hayan quedado suspendidas de manera temporal o la posibilidad de hacer vida social fuera haya quedado limitada, Carlos lo tiene claro. “A mí me gusta mucho leer y aproveché esos años para hacerlo. Leí mucho. Así que aún con restricciones, aunque se tengan que quedar en el cuarto, yo les diría a los colegiales que aprovechen para leer y también para ver cine. Cuando más se da uno cuenta de la importancia del tiempo es cuando no lo tiene”, insiste.

Esperamos que en cuanto la situación de la pandemia mejore, tanto Carlos como otros antiguos colegiales puedan sacar tiempo para hacernos una visita. ¡Os esperamos con los brazos abiertos!

“Tengo que volver a Pamplona. Guardo relación con algunos profesores de la Universidad y por supuesto me encantaría visitar el Colegio Mayor. ¡Además soy socio del Club Atlético Osasuna! En cuanto vine a la ciudad pensé: ‘Necesito ver fútbol cada 15 días’ y corrí a hacerme socio. Como veis, Pamplona dejó huella en mí.”