Estudiantes universitarios procedentes de distintas partes de España en el comedor del Colegio Mayor

Diversidad regional, riqueza compartida

En el Colegio Mayor Larraona, tenemos la suerte de contar con colegiales de diversas procedencias geográficas, lo que enriquece, sin duda, la convivencia y la vida colegial. No solo hay estudiantes extranjeros (o con experiencia internacional), también tenemos universitarios de todas partes de España. De esta realidad, surgen interesantes actividades.

 

equipo de fútbol de estudiantes delante de una portería

 

 

Equipos por regiones

 

Además del torneo interpasillos, es tradición que se dispute un torneo interregional de fútbol sala.

Es una liguilla de todos contra todos”, explica Eduardo Díez, decano de colegiales y miembro de la comisión de Deporte del Consejo Colegial. “Como somos cuatro equipos, se tienen que celebrar seis partidos. Desde finales de febrero hemos estado jugando dos por semana: los martes y miércoles antes de la cena, de 19:30 a 20:30h”.

Los equipos que se han formado son: Aragón y Extremadura; Mediterráneo; Islas con Internacional; y Navarra y País Vasco. A falta de que se dispute un partido que ha quedado pendiente (Aragón-Extremadura vs Mediterráneo), el equipo que va ganando es Islas con Internacional.

Son muy buenos”, reconoce el barcelonés Ignacio Herrero (1º ADE + Derecho Bilingüe). “Jugamos contra ellos un partido y lo perdimos. Quedamos 8-6, pero lo pasé bien”.

“Está guay competir con los de tu región, es otra manera de dinamizar la vida colegial”, describe Eduardo.

Él es maño y acumula ya mucha experiencia como colegial: este año es su quinto y último curso de la carrera de Farmacia. “Es un torneo que solemos hacer después de Navidad. Se dan puntos colegiales por participar y en la fiesta de primavera probablemente se reparta algún premio. Este año será el último para mí y me da mucha pena”.

 

grupo de estudiantes de Canarias en el comedor

 

Cenas temáticas

 

Las comidas y cenas, y las sobremesas que se improvisan en el comedor, son una ocasión estupenda para compartir con los demás y conocer mejor a las personas. “Cada uno es de una parte de España y, al final, cuando estás en el comedor, surgen conversaciones del tipo: ¿Ahí cómo lo hacéis…?”, cuenta el decano.

Además, a lo largo del año organizamos diferentes cenas temáticas de los lugares de origen de los colegiales, para que se sientan un poco más en su hogar en Pamplona y para que el resto podamos descubrir su cultura.  Las últimas cenas que se han celebrado han sido la de Canarias (29 de febrero) y la de Cataluña (21 de marzo).

“Cenamos carne fiesta, mojo canario y papas arrugadas”, explica Enrique Esteban De Cáceres. Estudia 4º de Química y Bioquímica y es de La Laguna, en el norte de Tenerife. “Me gustó mucho. Me recordó a Canarias, al sabor de casa. Tengo ganas de volver ahora en Semana Santa”, confiesa.

La carne estaba muy buena, a la gente le gustó un montón”, señala Eduardo. “Creo que están pensando en incorporarla de vez en cuando en el menú”.

“Es una carne que lleva una mezcla típica de especias. Y el mojo canario y las papas arrugadas no pueden faltar en la comida de un canario”, afirma Enrique.

 

Sopa de galets y albóndigas

 

Me gusta poder conocer a gente de todas partes”, cuenta Ignacio. El colegial catalán disfrutó de la cena de su región: “Tomamos sopa de galets y albóndigas. La sopa llevaba también un trozo carne, una pilota. Estaba muy bueno”, asegura.

En los próximos eventos del mes (torneos, fiesta de primavera, acto de becas…) podremos seguir compartiendo y conociendo más sobre los colegiales y sus lugares de origen.

sevilla de noche

Velada sevillana

La Feria de Sevilla llegó al Colegio Mayor Larraona para alegrarnos y hacer más llevadero el periodo de exámenes. A mitad de semana, el pasado 4 de mayo, el comedor se llenó de color, de movimiento, de música andaluza… Y de muchos, muchos olés.

Así jaleaban los colegiales a nuestras invitadas, una decena de bailaoras de las clases de sevillanas del Polideportivo Larraona. Junto a sus profesores, Maricruz González y Rubén Acien, nos acompañaron en la cena temática especial, preparada por nuestro equipo de cocina: ensalada, gazpacho, pescaíto frito, flamenquines… Disfrutamos de la comida mientras escuchábamos un poco de flamenco de fondo, para crear ambiente. La sala estaba decorada con guirnaldas y también había un fotocall, aunque poco hizo falta para animarnos. Incluso los chicos que estaban viendo el partido esa noche (la feria competía contra “el partido del siglo”, Real Madrid vs Manchester City) se quedaron más rato de lo previsto.

 

fotocall sevillano feria de abril

 

“Las invitadas estuvieron bailando unos tres cuartos de hora y al final incluso un par de nuestros chicos tuvieron el valor de probar a bailar”, cuenta Adriana Pajares, nuestra subdirectora. Aquí puedes ver un fragmento de la estupenda actuación flamenca.

 

grupo de bailadoras flamencas

Un grupo de alumnas de sevillanas en el Polideportivo Larraona.

Justo antes de venir al Colegio Mayor, las alumnas de todos los grupos (iniciación y perfeccionamiento), habían estado bailando para la residencia de ancianos de Sarriguren. “Nos lo pasamos súper bien”, señala Maricruz. “El rato de la cena fue muy agradable y durante la actuación se notó que eran jóvenes”. Cada año suelen visitar a alguna residencia, compartiendo su alegría y sus bailes entre los mayores. “Cuando son personas más dependientes se enteran un poquito menos, pero lo agradecen igualmente, aplauden…”. En este caso se encontró con un público lleno de energía. Juventud, divino tesoro. ¡Olé y olé!

 

colegiales miran la bandera de colombia y venezuela

Al ritmo de la salsa

Este curso hemos querido darle un sabor especial a los días de entre semana, organizando cenas temáticas. En noviembre fue el turno de Colombia y Venezuela, en honor de los colegiales originarios de estos países. ¡Lo pasamos en grande!

comida latina comedor colegio mayor

Una sabrosa cena

Los estudiantes degustaron un buen plato de sancocho y una bandeja paisa, preparado con mucho cariño por nuestro equipo de cocina. Unas banderas de Colombia y Venezuela vistieron la sala y le dieron ese toque de especial al comedor. Aunque lo que verdaderamente nos terminó de trasladar a  Latinoamérica fue conversar con los colegiales internacionales.

estudiantes aprendiendo a bailar salsa

¡A bailar! ¿Aprendemos?

La noche terminó con una masterclass de salsa a cargo del colombiano Juan Pablo Molina y la venezolana Steffany Jimenez. Fue el broche perfecto para una velada en la que no saber bailar no era una excusa. Los profesores enseñaron los pasos básicos de la salsa a los colegiales de Larraona y a nuestras invitadas de la Residencia Roncesvalles. Después bailamos por parejas y disfrutamos, admirados, de la actuación de baile de Juan Pablo y Steffany. Todos nos quedamos con ganas de repetir, así que puede que hagamos otra edición, no vaya a ser que se nos olviden los pasos que hemos aprendido;)