estudiantes y miembros del grupo de Sevillanas del Polideportivo Larraona

La Feria de Abril llega al Colegio Mayor Larraona

Un año más, hemos querido traer un poquito de Sevilla y del arte andaluz a nuestro Colegio Mayor coincidiendo con la celebración de la Feria de Abril. El jueves 25 organizamos una cena temática con actuación y bailes, de la mano del Polideportivo Larraona.

 

un chico y una chica se sacan una foto con un decorado de la Feria de Abril

 

Una de sevillanas

La velada empezó a las 20:00h con una preciosa actuación de parte del alumnado de la clase de Flamenco del Polideportivo Larraona. Vinieron con la profesora, Mari Cruz González. Ya en la última canción, algunos colegiales y colegialas se animaron a salir a la pista, uniéndose al grupo.

 

estudiantes miran la actuación de un grupo de Sevillanas

 

Cena andaluza

Los artistas nos acompañaron en la cena, que fue a base de platos típicos de la cocina andaluza, como salmorejo, una especie de flamenquines y migas de pastor.

“El salmorejo estaba buenísimo, fue lo que más éxito tuvo”, asegura María Casado, una colegiala procedente de Sevilla. “Las migas de pastor fueron un acierto completo: estaban para rebañar el plato. Deberían hacerlas más a menudo, aunque no sea el día de Andalucía”, sugiere.

 

grupo de sevillanas

 

Aprender a bailar

Tras la cena, se reanudaron los bailes y todo el que quiso tuvo la oportunidad de aprender algún paso y, sobre todo, de pasar un buen rato.

“Este año hubo más participación, y eso que es alrededor de exámenes”, comenta el colegial Eneko de Diego. “En la cena del año pasado yo no bailé, pero este año me he animado”.

 

dos amigos detrás de un decorado de Feria de Abril

 

Eneko estudia 2º de Medicina y es de Vitoria. “Prefiero los bailes tradicionales que la discoteca”, afirma. Hasta 6º de Primaria hizo danzas vascas en el colegio, pero cuenta que lleva años sin hacerlo. “No suelo bailar, pero no me importa hacer un rato el tonto con los amigos y me gusta aprender pasos”, reconoce.

Desde aquí, agradecemos de nuevo la participación del grupo de Flamenco del Polideportivo Larraona, la labor de nuestro equipo de cocina, de dirección y de todas las personas que participaron en esta velada que dio un toque muy especial a nuestra semana. ¡Esperamos repetirla el año que viene!

 

dos estudiantes en un decorado de la feria de abril

sevilla de noche

Velada sevillana

La Feria de Sevilla llegó al Colegio Mayor Larraona para alegrarnos y hacer más llevadero el periodo de exámenes. A mitad de semana, el pasado 4 de mayo, el comedor se llenó de color, de movimiento, de música andaluza… Y de muchos, muchos olés.

Así jaleaban los colegiales a nuestras invitadas, una decena de bailaoras de las clases de sevillanas del Polideportivo Larraona. Junto a sus profesores, Maricruz González y Rubén Acien, nos acompañaron en la cena temática especial, preparada por nuestro equipo de cocina: ensalada, gazpacho, pescaíto frito, flamenquines… Disfrutamos de la comida mientras escuchábamos un poco de flamenco de fondo, para crear ambiente. La sala estaba decorada con guirnaldas y también había un fotocall, aunque poco hizo falta para animarnos. Incluso los chicos que estaban viendo el partido esa noche (la feria competía contra “el partido del siglo”, Real Madrid vs Manchester City) se quedaron más rato de lo previsto.

 

fotocall sevillano feria de abril

 

“Las invitadas estuvieron bailando unos tres cuartos de hora y al final incluso un par de nuestros chicos tuvieron el valor de probar a bailar”, cuenta Adriana Pajares, nuestra subdirectora. Aquí puedes ver un fragmento de la estupenda actuación flamenca.

 

grupo de bailadoras flamencas

Un grupo de alumnas de sevillanas en el Polideportivo Larraona.

Justo antes de venir al Colegio Mayor, las alumnas de todos los grupos (iniciación y perfeccionamiento), habían estado bailando para la residencia de ancianos de Sarriguren. “Nos lo pasamos súper bien”, señala Maricruz. “El rato de la cena fue muy agradable y durante la actuación se notó que eran jóvenes”. Cada año suelen visitar a alguna residencia, compartiendo su alegría y sus bailes entre los mayores. “Cuando son personas más dependientes se enteran un poquito menos, pero lo agradecen igualmente, aplauden…”. En este caso se encontró con un público lleno de energía. Juventud, divino tesoro. ¡Olé y olé!