mano de estudiante universitario cogiendo apuntes en clase

La experiencia de ‘Magia para el estudio’

Hay quien cree que los buenos resultados en los estudios aparecen por arte de magia. Pero no es así. Además de la capacidad intelectual, sacar adelante la carrera requiere esfuerzo, tesón y aprovechamiento del tiempo y de los recursos de cada uno. Para ayudar a nuestros colegiales a dar lo mejor de sí mismos en este ámbito, en marzo lanzamos un taller de la mano de la Facultad de Educación de la Universidad de Navarra. Aprendieron un par de ‘trucos’ para conocer mejor a qué se enfrentan, identificar sus hábitos de estudio y rendir mejor en las pruebas. Ahora lo aplican en los exámenes de fin de curso. 

 

charla a estudiantes universitarios

 

Herramientas para optimizar los estudios  

Este proyecto piloto surge del compromiso del Colegio Mayor Larraona por que los colegiales crezcan en responsabilidad y calidad educativa, mediante herramientas para optimizar sus estudios. “A nosotros como facultad nos interesa mucho”, comenta Katya Palafox, profesora del departamento de pedagogía de la Universidad de Navarra y coordinadora de este taller, en el que colaboraron tres estudiantes de la Facultad de Educación y Psicología. “El objetivo es mejorar el nivel de estudio y aprendizaje de los alumnos”.  

profesora de la universidad de navarra

Profesora Katya Palafox (Universidad de Navarra)

 

Explica que algunos de ellos vienen de fuera y les cuesta adaptarse a la forma de estudios de España y de la Universidad, y que en la mayoría de los casos lo que falla es la organización: por dónde hay que empezar a estudiar. “Perciben que están organizados, pero a la hora de trabajarlo, ven que una cosa es el papel y otra lo que están haciendo”. 

En las 5 sesiones teóricas (“Descubre tu propio estilo de aprendizaje”, “Encuentra tu motivación”, “Aprovecha el tiempo”, “Aprende a resolver distintos exámenes”, “Hazte el dueño de tus decisiones”) vieron aspectos como la organización del calendario y de la agenda, la diferencia entre estudio y repaso, la importancia de los tiempos y herramientas de mnemotecnia, la presencia de distractores… 

Estas clases se completaron con tutorías individuales voluntarias, “muy importantes, porque las necesidades de cada uno son distintas”. También el grado influye en los requerimientos para estudiar y en el tipo de exámenes; así que en estas sesiones prácticas pudieron trabajar estos aspectos de manera adaptada. Después de los exámenes finales, se volverá a contactar con ellos desde la Facultad de Educación, para realizar un seguimiento. ”Queremos que quede abierto este canal de comunicación para que puedan contar con nosotros en lo que necesiten, también los que no hicieron estas tutorías individuales”, comenta la profesora Palafox. 

 

estante con libro de universidad y cuadernos

 

Estudiar no está reñido con socializar 

Al inicio del ciclo de sesiones hicieron un screening general de los participantes, para conocer cómo estaban estudiando y cuál era su capacidad de atención. También se les preguntó por sus motivaciones, su organización y su capacidad de toma de decisiones (autocontrol), además de distintos hábitos relacionados con su bienestar físico y mental. “Medimos el grado de preocupación y ansiedad fisiológica, si están cansados, cómo duermen, si se ponen nerviosos… y cómo es su vida social. Se tiene la imagen de que los jóvenes siempre están de fiesta, pero no siempre es así: están preocupados y le dedican tiempo al estudio, lo que pasa es que no siempre ese tiempo es de calidad, y se queman. Una vida social sana contribuye a la motivación en el estudio”. 

Al estar en un nivel universitario, no identificaron ningún problema grave en los colegiales. Pero sí que detectaron problemas de planificación, motivación y priorización, saber “apuntar a la diana”, como explica la profesora. Y para ello, nada mejor que quien ha pasado por sus mismas situaciones, y conoce las claves psicológicas y pedagógicas que les pueden ayudar. 

 

galería de estudio

 

Experiencia de aprendizaje y servicio 

Dos alumnas de último de año de los grados de Psicología educativa y de Pedagogía colaboraron en el proyecto, ayudando a seleccionar la temática del taller y a planificar los contenidos. “Les vino muy bien para desarrollar sus habilidades; la experiencia ha sido muy buena”. Sus tutoras de la facultad estuvieron presentes con ellas en todas las sesiones, y en los talleres individuales participó una alumna del Máster en intervención educativa. “Pudieron implementar lo aprendido con libertad, y verlo plasmado les dio seguridad. Han manifestado que el proyecto ha sido muy favorable”, recalca la coordinadora. Habían hecho otros talleres voluntarios en la universidad, pero les pareció interesante y motivador poder acercarse a los estudiantes del Colegio Mayor y participar en este taller de aprendizaje-servicio de manera global. 

En la evaluación que hicieron nuestros colegiales del taller, expresaron que les ha servido mucho para aprender a planificarse, conocer el funcionamiento de las asignaturas y saber cómo afrontar distintos tipos de exámenes. 

La idea es que el proyecto continúe a partir de septiembre y que puedan dar un seguimiento a los colegiales a largo de todo el año, como complemento al acompañamiento personal que realiza el equipo directivo del Colegio Mayor. 

“Es un equipo maravilloso que ha confiado en nosotros”, señala la profesora. “Nos hemos sentido como en casa, y los chicos han sido súper educados, daba gusto estar con ellos”. 

Desde el Colegio Mayor Larraona, equipo directivo y colegiales podemos afirmar que ha sido una experiencia igual de positiva para nosotros. Agradecemos la dedicación y el interés de todas las personas participantes y, en especial, de la Facultad de Educación de la Universidad de Navarra, y esperamos con ganas la continuación de este proyecto.  

 

 

mesa redonda con cuatro sillas en la sala de estudio

4 consejos para afrontar el periodo de exámenes

Nuestros pasillos se vuelven más silenciosos cuando llega noviembre. Los colegiales estudiáis en vuestras habitaciones o en las salas comunes, donde compartís dudas y nervios pre-exámenes. Aunque para muchos son vuestra primera tanda de exámenes de la carrera, nosotros llevamos muchos años acompañando a los estudiantes en estos momentos. Por eso, queremos aportarte algunos consejos para que vivas mejor este periodo. 

mano escribiendo en un cuaderno con un boli

Planifica 

Y vencerás. Normalmente, los días previos a las evaluaciones hay que repasar una buena cantidad de teoría. Aunque no siempre sea fácil cumplir con las expectativas de estudio (número de horas, número de temas en una mañana o tarde), peor es no tener ningún plan. Empezar a estudiar el temario sin marcarse objetivos hará más probable que no llegues a todo. O que llegues al examen con los primeros temas muy bien aprendidos y los últimos poco trabajados. Planificar con antelación te permitirá ser flexible, e ir ajustando la carga de estudio mientras te ciñes más o menos a un calendario. 

dos universitarios estudiando juntos en el colegio mayor

Pregunta 

Al profesor antes de que sea tarde y no resuelva dudas, y a tus compañeros. Si la asignatura tiene una parte práctica, puede ser interesante reunirse en grupo en las salas de estudio para hacer ejercicios juntos y contrastar resultados y formas de hacer. Pregunta también a colegiales de otras carreras por técnicas de estudio. Y sobre todo, no tengas miedo en pedir ayuda a tu grupo de veteranos. Estarán encantados de echarte una mano.  

bicicletas de spinning

Practica 

Ejercicios de clase y, ¡deporte! Pensarás que no tienes tiempo, pero cuanto más ocupada y estresada es la jornada, más conviene dedicar un momento a desfogarse y mover el cuerpo. Entrenar un rato te ayudará a poder dormir mejor y estar más concentrado en los ratos de estudio. Puedes acudir a las instalaciones del Polideportivo Larraona en el horario reservado para los colegiales, o apuntarte a alguna de sus clases en este tiempo. Por ejemplo, spinning o yoga por la tarde/noche, cuando hayas terminado de repasar. 

estudiante con los ojos cerrados mirando al cielo

Para 

Descansa. Sabemos que lo sabes, pero es necesario recordarlo. Por la noche y antes del examen, deja de estudiar. Intenta ir a la prueba tranquilo, concentrado y confiado. Repasar o consultar demasiados datos justo antes del inicio del examen puede despistarte y minar la confianza que tienes en lo que has trabajado. 

 ¿Qué opinas? ¿Añadirías algún consejo más a esta lista? Mucho ánimo ¡y a por todas! En el Colegio Mayor Larraona estamos para apoyarte. 

Plato con receta saludable

5 consejos nutricionales para la época de exámenes

Llega el final de noviembre y parece que todo queda subordinado a una única cosa: los exámenes. Es cierto que es un periodo muy importante para los estudiantes y que hay que intentar dar el máximo de uno mismo. Pero para eso, es necesario seguir cuidándose, y sobre todo, seguir realizando una buena alimentación. Porque lo que comas (y cómo lo comas) influirá en tu manera de estudiar, de descansar y de realizar el examen el día de la prueba. Por esode la mano de Mirai Nutrición, los dietistas y nutricionistas que se encargan de diseñar nuestros menús del comedorte queremos dar cinco consejos sencillos para que te alimentes bien en esta época. 

Barra con platos donde se sirve comida

 

  1. Haz todas las comidas 

¿Estás tan enfrascado en el estudio que no bajas a cenar? ¿Te olvidas de la comida porque tienes que terminar un proyecto? ¿Sales del Colegio Mayor sin desayunar? Ten cuidado con estos hábitos, que pueden ser nocivos para tu salud. Lo mejor es realizar todas las comidas. Saltárselas puede ser contraproducente para el estudio, porque genera falta de concentración. Así que ya sabes, te esperamos siempre en el comedor. 

 

  1. Aguanta la tentación de picotear entre horas (o al menos hazlo de manera sana)

¿Pones la excusa del aburrimiento? ¿O eres de los que se premia a sí mismo con una barrita de chocolate cada vez que termina de estudiar un tema? En cualquier caso no es bueno comer entre horas, y más si lo que se ingiere es comida basura. Si necesitas tomar algo, te recomendamos que sea fruta, frutos secos crudos o tostados o yogures naturales con fruta, por ejemplo. 

 

  1. Potencia tu concentración con alimentos específicos

¿Por qué no ayudarse de alimentos que favorecen la concentración? No hace falta que recurras a suplementos. Te proponemos que trates de incorporar algunos de estos alimentos a tu dieta, cuando tengas la ocasión: salmón, huevo, arándano, piña, nueces o copos de avena. 

 

  1. Cuidado con las bebidas estimulantes

Si lo primero que te viene a la cabeza cuando piensas en exámenes son el café, el té o las bebidas energéticas, alto. Pueden ayudarte puntualmente, pero tienes que saber que una ingesta excesiva puede provocar efectos negativos como estrés, nervios o molestias gastrointestinales.  

 

  1. No olvides beber agua

Ahora que se ha normalizado que cada uno lleve una botella individual de agua, no desaproveches la oportunidad y haz que te acompañe siempre. En la biblioteca, en las salas comunes y en tu habitación. Una correcta hidratación mejora la concentración y la memoria. ¡No lo olvides! 

 

Mucho ánimo en esta época que empieza. Es larga e intensa, así que ante todo te invitamos a cuidar primero de tu salud. ¡Nosotros te lo seguiremos recordando cada vez que te veamos!